Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

sábado, 27 de septiembre de 2008

Más de 1.500 personas solicitan en el interior de la cárcel que se salve una parte para la memoria y que no se especule con los terrenos



La cárcel de Carabanchel ha sido ocupada por numerosos vecinos y expresos que han protagonizado un emotivo acto para solicitar que no se especule con los terrenos de la cárcel de Carabanchel, que se dediquen en su totalidad a la construcción de equipamientos y que parte del viejo edificio se dedique para construir un centro cultural vinculado a la paz, los derechos humanos y la memoria histórica.

En el acto ha intervenido Gervasio Puerta, Presidente de la Asociación de Expresos y Represaliados Políticos Antifranquistas, Marisa Castro, Presidenta de Honor de la Asociación de Expresos Sociales, Carmen Rodríguez, compañera de Simón Sánchez Montero, y Víctor Díaz Cardiel, expreso político y portavoz de la Plataforma. El momento más emotivo fue cuando Marcelino Camacho, junto a su compañera Josefina, se dirigieron a la gente concentrada en la cúpula central de la cárcel de Carabanchel.

COMUNICADO DE LA CONCENTRACIÓN

Como es bien sabido, la madrileña cárcel de Carabanchel fue uno de los lugares emblemáticos de la represión que el pueblo español sufrió durante los largos años de la dictadura franquista. Entre sus rejas se encarceló, vejó, torturó y asesinó a miles de presos, por sus ideas políticas o sindicales, por sus preferencias sexuales o víctimas en general de los humillantes y antidemocráticos códigos y leyes represivas. No fue el único lugar, pero sí de los más tristemente conocidos.

Son numerosos los países que, habiendo sufrido los rigores de regímenes dictatoriales, han dedicado algunos de sus centros de tortura y exterminio como muestras vivientes de lo que nunca debe volver a ocurrir. La Alemania de Hitler, la Italia de Musolini, el Portugal de Salazar, el Chile de Pinochet, la Argentina de Videla, la Sudáfrica de Botha, etc. son algunos de los países en los que no se han destruido del todo los vestigios de un pasado abominable, y hoy se han convertido en lugares de recuperación de la memoria histórica, y donde rinden honores los jefes de estado en sus visitas.

Si no logramos evitarlo, la cárcel de Carabanchel será derribada próximamente como cumplimiento del acuerdo que el pasado mes de junio firmaron el Ministerio del Interior y el Ayuntamiento de Madrid a espaldas de los vecinos que desde hace más de quince años mantienen una lucha incesante para lograr que los terrenos de la antigua prisión sirvan para atender sus necesidades sociales a través de la construcción de equipamientos y especialmente un hospital público.

Pero los planes del Ministerio del Interior pasan por la construcción de 650 pisos con los que pretende obtener suculentos beneficios económicos a través de especular con la venta de un suelo público, y la primera consecuencia de ello será la demolición de toda la vieja estructura de cárcel, para no dejar más rastro de aquel centro que un simple monolito. Creemos que la memoria y reparación de los que aquí y en otros lugares padecieron la represión franquista durante largos años, se merece algo más que un simple monumento, pues de lo que se trata es que las generaciones venideras no olviden nunca lo que pasó y no debe volver a repetirse. Mientras permanecen centenares de símbolos de ostentación franquista en las calles españolas, pretenden enterrar toda prisa en una gran fosa común, la historia cruel del fascismo, de la que esta cárcel es uno de sus máximos exponentes.

Por todo lo anterior solicitamos:

1. La paralización del derribo de la cárcel de Carabanchel.

2. La anulación del protocolo de intenciones firmado entre el Ministerio del Interior y el Ayuntamiento de Madrid el pasado mes de junio.

3. La realización de un nuevo convenio con la participación activa de las entidades ciudadanas, basado en los siguientes puntos:

a. No a la especulación y no a la construcción de pisos.
b. Todos los terrenos de la cárcel para equipamientos sociales, y especialmente destinados a atender las demandas de las personas mayores (residencia para la tercera edad) y jóvenes (universidad, escuelas infantiles).
c. Ampliación de la superficie destinada a la construcción de un hospital para que pueda atender a todos los vecinos de los distritos de Carabanchel y Latina. Que se adopten medidas para evitar la privatización de su gestión.
d. Conservación y rehabilitación de la cúpula y parte de la estructura central del edificio de la cárcel para ubicar un gran centro cultural vinculado a la paz, los derechos humanos y la memoria histórica.

Agradecemos los apoyos recibidos, y estamos convencidos que entre todos lo conseguiremos, puesto que lo que pedimos es de justicia. Vamos a seguir realizando diversas acciones, como visitas guiadas los sábados de octubre a las 12h., y no descartamos, incluso, encadenarnos a las máquinas si continúan en su proyecto de no dejar en pie vestigio alguno de lo que representó esta cárcel de Carabanchel.


4 comentarios:

Mariano Mendoza Pardiñas dijo...

Yo no había estado nunca en una carcel, el sábado fue la primera vez, evidentemente no tiene nada que ver. Pero es suficiente con tener un mínimo de empatía para aproximarte a lo que eso fue. Tampoco hemos estado la mayoría en Austwitz y a toda la gente le parece bien que se tenga como centro para la memoria o lo que sea. Es como perseguir a los que quedan de dictaduras americanas para reponer el honor a sus víctimas y aquí eso no se puede hacer (dudo que la iniciativa de la gente de la RMH llegue lejos, el juez estrella ya está tratando de apuntarse la iniciativa). Algunas veces pienso que este es un páis gobernado por pitufos y que son votados por seres unicelulares carentes de la capacidad de pensar. Desde la semana pasada teneis todo mi apoyo. Gracias.

Anónimo dijo...

Visité la cárcel ayer y estoy impresionadísima. Se lo conté a un amigo profesor de universidad y piensa hacer una visita con sus alumnos de historia del arte (Universidad Autónoma de Madrid), quería saber si podéis proporcionar contacto con un guía.
Mi más sincera admiración y todo mi apoyo,
Julia

Anónimo dijo...

Para Julia:
Hola, estaremos encantados de acomparles/acompañaros. No existen "guías oficiales", sino que somos vecinos que ya hemos entrado unas cuantas veces y podemos contar algunas cosas.
Por favor, mándanos un mail a salvemoscarabanchel@gmail.com y nos ponemos de acuerdo.
Gracias por vuestro apoyo.
Jesús (Plataforma por un Centro por la paz y la memoria en la Cárcel de Carabanchel)

carmen dijo...

Hola,
Ánimos y seguid luchando para no se elimine este lugar. Lo que pasa en España es inaudito.
Los governantes y su contubernio para no se destape nada y borrar todo.

Publicar un comentario