Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

Siguenos en Twitter

Siguenos en Twitter
Como podéis comprobar, priorizamos nuestras publicaciones en Twitter, al ser un medio más directo.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Destacadas personalidades del mundo de la cultura, la política y el sindicalismo dirigen un escrito al Presidente del Gobierno.

Se suman así a la petición de las organizaciones vecinales y de expresos que reivindican el mantenimiento de los elementos más simbólicos de la antigua cárcel de Carabanchel.

Hoy 17 de septiembre, coincidiendo con el décimo aniversario de la publicación en el BOE del cierre del centro penitenciario, se ha presentado en el registro del Congreso de los Diputados un escrito dirigido al Presidente del Gobierno en el que se afirma que “la madrileña cárcel de Carabanchel fue uno de los lugares emblemáticos de la represión que el pueblo español sufrió durante los largos años de la dictadura franquista”.

Recuerdan a Zapatero que “son numerosos los países que, habiendo sufrido los rigores de regímenes dictatoriales, han dedicado algunos de sus centros de tortura y exterminio como muestras vivientes de lo que nunca debe volver a ocurrir”.

Tras apoyar la lucha vecinal por el uso social de los terrenos de la prisión, el escrito termina:“Por todo ello solicitamos que parte de las instalaciones de la antigua cárcel de Carabanchel se destinen a crear un centro y museo de la memoria, de la paz, de la convivencia y del respeto a los derechos humanos, valor universal consagrado en la Declaración de 1948”.

El escrito está firmado por centenares de personas, entre las que destacan expresos como Marcos Ana, Marcelino Camacho, Nicolás Redondo, Julián Ariza o Víctor Díaz Cardiel; rectores, catedráticos y profesores de universidad como Carlos Berzosa, Fco. Fdez, Buey, Teresa Bustos o Jaime Pastor; sindicalistas como JM Fidalgo, Manuel Zaguirre, Javier López, Ricardo Martínez o Agustín Moreno; actores como Federico Luppi, Juan Diego, Pepe Viyuela, Juan Diego Botto o actrices como Aitana Sánchez Gijón, Nuria Espert, Marisa Paredes o Pilar Bardem; investigadores del CSIC; músicos como Luis Pastor, Pedro Guerra, Miguel Ríos, Ana Belén, Labordeta, Kepa Juntera, Víctor Manuel, Aute, o la Excepción; escritores como López Salinas, Mendicutti, Isaac Rosa, Almudena Grandes, JL Sanpedro o Rosa Rëgas; hispanista como Ian Gibson; periodistas como Javier Ortiz o Martxelo Otamendi; diputados nacionales y madrileños, dirigentes políticos, vecinales y sociales; profesionales y vecinos en general, y multitud de organizaciones vecinales y de la memoria histórica.

Listado completo: http://usuarios.lycos.es/plataforma3dejulio/Documentos/Firmas%20carcel%20ordenadas.pdf

2 comentarios:

Berta-Isabel Cuadrado Álvarez dijo...

Hola,
Me he unido recientemente a esta Plataforma. Me gustaría que hay que hacer para unir mi firma de apoyo a este escrito.

Berta-Isabel Cuadrado Álvarez
Profesora y Desarrolladora de cursos online de español en la Universidad Estatal de Nueva York, Empire State College, Center for DIstance Learning

Anónimo dijo...

Hace unos meses visité en la ciudad argentina de Córdoba la antigua carcel de mújeres del Buen Pastor, famosa porque en ella estuvieron miles de presas politicas y porque en los años 70 se produjo una masiva fuga mediante derribo de una pared exterior con un camión, en la que escaparon un numeroso grupo de militantes del ERP y otras presas.

Hoy esta antigua cárcel ha sido reconvertida en un espacio de exposiciones y encuentro juvenil que constituye uno de los más importantes lugares de encuentro cívico de la ciudad. Es un hermoso ejemplo a seguir: convertir los lugares de una memoria siniestra, qu estuvo llena de dolor y muerte, en alternativas de ocio y cultura para cultivar el civismo y la memoria, conscientes de lo que no debe repetirse.

Por otra parte resulta coherente que unos dirigentes políticos tan pacatos y acomodados como nuestros Gobiernos central, autonómico y municipal prefieran optar por una sociedad sin memoria. Es una muestra clara de que no les interesa que se recuerde donde estaban - y donde nunca estuvieron ellos - mientras quienes querían acabar con la dictadura fascista sufrían en primera línea.

Publicar un comentario