Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

sábado, 11 de octubre de 2008

El Defensor de el Pueblo pide un Centro para la Memoria en la Cárcel de Carabanchel

Contenido de la carta enviada al Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica.

Querido Alfredo:

Se han dirigido a la Institución del Defensor del Pueblo un elevado número de personas mediante un escrito que se titula “Petición de la creación de un centro para la memoria y la paz en la antigua cárcel de Carabanchel en Madrid”.

Se trata de vecinos de Aluche, representantes sindicales, ex represaliados políticos, muchas personalidades conocidas y otras anónimas que expresas un razonable y atendible deseo: “que parte de las instalaciones de la antigua cárcel de Carabanchel se destinen a crear un centro y museo de la memoria, de la paz, de la convivencia y del respeto a los derechos humanos, valor universal consagrado en la Declaración de 1948”.

Hago propia esta petición, como Defensor del Pueblo y como persona que padeció prisión en Carabanchel por su compromiso político. Es necesario recordar nuestro pasado para aprender de él y construir un futuro mejor. También honrar la memoria de quienes padecieron persecución ideológica. Lo debemos a ellos y a las nuevas generaciones.

En este sentido, la prisión de Carabanchel es un lugar especialmente significativo como símbolo de la represión política. Ahora que es inminente el derribo de la prisión, cerrada hace diez años, estamos a tiempo de que los planes existentes para el solar, que bien conoces, se hagan compatibles con lo que aquí pedimos: memoria, homenaje, recuerdo y, sobre todo, un legado para el futuro.

Estoy seguro que comparte estos deseos, y que tu sensibilidad hará posible hacer realidad alguna de las muchas fórmulas posibles para hacer efectiva esta justa y viable pretensión.

Tuyo, con un fuerte abrazo

Enrique Múgica Herzog

No hay comentarios:

Publicar un comentario