Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

viernes, 28 de noviembre de 2014

La Ciudad de la Destrucción

"Tú no has visto nada de esto y, aunque lo intentaras, jamás podrías imaginártelo".

El pasado martes, 26 de noviembre, el periódico digital www.eldiario.es publicaba, dentro de la sección "Zona Crítica", un escrito firmado por Ana García D'Atri con el título "Brigadas Internacionales".

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Ana García D'Atri es la actual Portavoz de la Comisión de las Artes, Deportes y Turismo del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid. Dentro de sus atribuciones, por sus intervenciones anteriores, deducimos que parece ser la persona designada para tratar, en el ámbito municipal, los temas relacionados con la Memoria Histórica.

Durante los pasados meses, hemos tenido conocimiento de algunas de sus propuestas,  y de otros artículos escritos por ella, reivindicando el reconocimiento de colectivos o instalaciones relacionadas con la Guerra Civil y el franquismo. Ese reciente artículo se refiere, precisamente, a la propuesta de un mínimo recuerdo municipal a las Brigadas Internacionales. Como era de esperar, en esa y en todas las demás proposiciones, se ha encontrado con la respuesta negativa de aquellos a los iban dirigidas: el Partido Popular en el Ayuntamiento de Madrid.

Si buscáis en "la hemeroteca", encontraréis esos trabajos, de los que el citado al principio de este post es continuación. En muchos de ellos, destaca y afea al Partido Popular su desinterés por el patrimonio cultural en general y les achaca [con toda razón] un desprecio hacia elementos de ese patrimonio representativos de la historia de los años de plomo del pasado siglo. Palabras como "historia", "memoria", "huella",  "desgarro", "conflicto", se contraponen en sus textos con "olvido", "amnesia", "destrucción"...

Lamentablemente, en ninguno de esas redacciones, esos términos los refiere a la cárcel de Carabanchel, cuyo derribo fue perpetrado por los responsables de su partido hace ahora seis años. Sabemos que, en esa fecha, ella no pertenecía todavía al PSOE o, al menos, no ostentaba ningún cargo significativo en ese partido. Por eso, nos quedaba la duda de que no tuviera conocimiento de la demolición o de quienes fueron realmente sus responsables. 

Sin embargo, parece claro que más bien se trata de un intento de lavado de cara con el objetivo de captar posibles votos de cara a las elecciones municipales y autonómicas que deberán celebrarse antes de seis meses. No se trata únicamente de la intencionada omisión de cualquier referencia en sus escritos.

En las pasadas semanas, el candidato reconocido a la Alcaldía de Madrid en representación del PSOE ha visitado los barrios próximos a Carabanchel al menos en dos ocasiones. Sabemos que, dentro de esa precampaña electoral, en una de esas visitas, se ha acercado incluso hasta la valla perimetral del solar de la cárcel. Resultado: ninguna alusión a su existencia o su futuro ni, por supuesto, a su arrasamiento y estado actual.

No parece casualidad que ambos desdeñen Carabanchel, cuyo derribo es un episodio muy destacado en esa "Ciudad de la Destrucción" de la que tanto abominan. Más bien parece que "el olvido de nuestra Historia, especialmente de alguna parte de nuestra historia", ese que dicen es "fruto de una decisión ideológica" también les afecta de lleno a ellos.


"Estas son las últimas cosas –escribía ella–. Desaparecen una a una y no vuelven nunca más. Puedo hablarte de las que yo he visto, de las que ya no existen; pero dudo que haya tiempo para ello. Ahora todo ocurre tan rápidamente que no puedo seguir el ritmo. No espero que me entiendas. Tú no has visto nada de esto y, aunque lo intentaras, jamás podías imaginártelo".

Paul Auster, El país de las últimas cosas, 1987, describiendo la Ciudad de la Destrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario