Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

martes, 3 de noviembre de 2009

...y no se le cae la cara de vergüenza

EL PP PIDE HONRAR A "LOS HÉROES DE LA TRANSICIÓN" CON UN MUSEO

"La Transición está exigiendo un museo y un centro de estudios, como lo tendría cualquier otro país que hubiera hecho la heroicidad que hicimos de pasar de la dictadura a la democracia de forma pacífica y prácticamente sin formación política".

Esta frase ha sido pronunciada esta mañana en el Club Internacional de Prensa por don Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del Partido Popular.

Analizando la noticia (ver diario «Público»), podemos comprobar quienes son, para el señor González Pons, los protagonistas de la heroicidad: "los políticos que hicieron la Transición y los periodistas que la contaron son unos gigantes a cuyos hombros nosotros estamos subidos ahora". Está claro que, además, se incluye entre esas personas que merecen el homenaje ("...la heroicidad que hicimos...").

Es decir, políticos y periodistas (suponemos que sólo desde el año 1975, ¿no, señor González?, fecha en que tod@s nos convertimos en demócratas) sí merecen un Museo y un Centro de Estudios.

Estupendo; y los verdaderos protagonistas que sigan buscando recuerdos entre los escombros de Carabanchel...

2 comentarios:

Eusebio dijo...

No se le cae la cara de vergüenza... porque NO TIENE.

Anónimo dijo...

No se les cae la cara de vergüenza porque no la conocen, y por asistimos "casi" impasibles desde hace más de 25 años a la falta de dignidad de un Estado y de un pueblo que no reivindica su historia y no hace justicia a sus vivos a sus muertos. Los medios de comunicación ponen su granazo de arena en la construcción de un realidad inventada que todos pasaremos a creernos como cierta. Pero si somos conscientes de esta malversación, seremos capaces de reconducirla, de dar el vuelco al estado de la cosas y hacer de la historia un soporte que no nos olvida ni nos inventa sino que nos nombra, nos sitúa, nos da equipaje y nos invita a viajar por la vida construyendo un lugar digno y mejor, por supuesto posible y encima necesario.
Gracias a cuantos hicieron nuestra historia, desde las cárceles, las cunetas, la poesía, los centros de trabajo, los barrios, los hogares, las reuniones clandestinas... Gracias Angustias, gracias Paco (mi padre), Alfonso Fedor... gracias a cuantos no están y gracias a cuantos podeis recibirlas, que buena falta haceis todavía.
Begoña González Chicote

Publicar un comentario