Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

domingo, 4 de enero de 2015

Barcelona, Alicante y... Carabanchel

Empezamos el año compartiendo con vosotros dos noticias de las que hemos tenido conocimiento en los últimos días del pasado año. Se trata de la próxima rehabilitación y apertura al público de dos espacios históricos relacionados con la Guerra Civil.

El primero de ellos se encuentra en la ciudad de Barcelona, donde se va a crear un espacio museístico en el Turó de la Rovira. Este montículo domina desde su altura (más de 250 metros) la ciudad y, por esa característica, fue el lugar donde, durante la guerra, fueron instaladas varias baterías de defensa antiaérea.

Pincha para acceder a la noticia completa


Su privilegiada situación podría haber sido aprovechada para especular con el gran valor del terreno dada la espectacular vista que se tiene de Barcelona. Afortunadamente, se va a crear un museo en el que se aprovecharán las antiguas salas de tropa para albergar un espacio divulgativo de la memoria del lugar.

De forma admirable, no se ceñirá exclusivamente al periodo bélico, sino que incluirá además su posterior uso popular. En este sentido, se recordará su utilización como escuela de adultos y su etapa final como infraviviendas. Es más, se mantendrán, consolidarán y exhibirán los vestigios de ese barraquismo, como parte que fueron de la crónica del recinto.

No nos sorprende la iniciativa de la ciudad catalana. Tenemos que recordar que, junto con el Museo de la Paz de Gernika, Cataluña cuenta con la otra (únicas en todo el Estado) muestra permanente referida a un episodio destacado de la Guerra Civil: el Museo Memorial del Exilio, en La Jonquera. Por eso, como decimos, no nos sorprende la creación del nuevo espacio expositivo.

Lo que sí nos sorprende, y mucho, es la segunda noticia que hemos conocido.

Todos habréis oído hablar de Sonia Castedo, la, hasta hace pocos días, alcaldesa de la ciudad de Alicante, en representación del Partido Popular. Dejando aparte sus presuntas implicaciones en actividades delictivas, hemos visto y oído actuaciones y declaraciones de esta persona. No sería osado calificar esas intervenciones de chulería y despotismo. Ahí están para quien quiera analizarlas.

Lo increíble es que, bajo su mando, la Concejalía de Cultura de su ayuntamiento ha promovido la creación de una muestra sobre la Guerra Civil y su transcurrir en la ciudad de Alicante. Rehabilitando unas antiguas naves usadas como estación de autobuses, se va a instalar en ellas una exposición permanente sobre los acontecimientos vividos (sufridos habría que decir) en esa localidad. 

Pincha para acceder a la noticia completa

El impulso definitivo vino por el hecho de haberse encontrado, en el transcurso de unas obras, un refugio excavado en el subsuelo de la plaza inmediata. Se da la circunstancia de que ese abrigo iba a ser destruido por las obras de construcción de un aparcamiento subterráneo. Así, afortunadamente, el conjunto de museo y refugio conformará un nuevo espacio divulgativo y, sobre todo, didáctico sobre los acontecimientos vividos en la ciudad.

Hasta aquí la narración de esas dos noticias.

Que dos administraciones dirigidas por formaciones políticas de carácter conservador (CiU en Barcelona y PP en Alicante) hayan tenido la sensibilidad cultural y memorialística suficiente para preservar esos recintos, creando en los mismos un espacio para el recuerdo, el conocimiento y la reflexión debemos considerarlo, por fin, una actitud acorde con lo debería ser habitual en un país que pretende calificarse de democrático.

Por otro lado, que políticos conservadores sean capaces de valorar, respetar y divulgar la historia conflictiva de sus ciudades deja en evidencia (todavía más) a aquellos políticos supuestamente progresistas que arrasaron la histórica cárcel de Carabanchel. 

Que alguien como Sonia Castedo muestre una mayor sensibilidad hacia la Memoria Histórica que reconocidos líderes ¿socialistas? es una muestra más de la enorme cacicada que constituyó aquel derribo y su, no menos vergonzosa, situación actual.

c/c: Carmen Menéndez González-Palenzuela, Rutz Porta Cantoni, Mercedes Gallizo Llamas, David Lucas Parrón, Rafael Simancas Simancas, Tomás Gómez Franco, Miguel Sebastián Gascón, Juan Barranco Gallardo, Alfredo Pérez Rubalcaba, María Teresa Fernández de la Vega, José Luis Rodríguez Zapatero... 

¿Habrá que incluir en breve en esta lista a Antonio Miguel Carmona y Pedro Sánchez Castejón?

El tiempo nos lo dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario