Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

viernes, 28 de noviembre de 2014

La Ciudad de la Destrucción

"Tú no has visto nada de esto y, aunque lo intentaras, jamás podrías imaginártelo".

El pasado martes, 26 de noviembre, el periódico digital www.eldiario.es publicaba, dentro de la sección "Zona Crítica", un escrito firmado por Ana García D'Atri con el título "Brigadas Internacionales".

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Ana García D'Atri es la actual Portavoz de la Comisión de las Artes, Deportes y Turismo del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid. Dentro de sus atribuciones, por sus intervenciones anteriores, deducimos que parece ser la persona designada para tratar, en el ámbito municipal, los temas relacionados con la Memoria Histórica.

Durante los pasados meses, hemos tenido conocimiento de algunas de sus propuestas,  y de otros artículos escritos por ella, reivindicando el reconocimiento de colectivos o instalaciones relacionadas con la Guerra Civil y el franquismo. Ese reciente artículo se refiere, precisamente, a la propuesta de un mínimo recuerdo municipal a las Brigadas Internacionales. Como era de esperar, en esa y en todas las demás proposiciones, se ha encontrado con la respuesta negativa de aquellos a los iban dirigidas: el Partido Popular en el Ayuntamiento de Madrid.

Si buscáis en "la hemeroteca", encontraréis esos trabajos, de los que el citado al principio de este post es continuación. En muchos de ellos, destaca y afea al Partido Popular su desinterés por el patrimonio cultural en general y les achaca [con toda razón] un desprecio hacia elementos de ese patrimonio representativos de la historia de los años de plomo del pasado siglo. Palabras como "historia", "memoria", "huella",  "desgarro", "conflicto", se contraponen en sus textos con "olvido", "amnesia", "destrucción"...

Lamentablemente, en ninguno de esas redacciones, esos términos los refiere a la cárcel de Carabanchel, cuyo derribo fue perpetrado por los responsables de su partido hace ahora seis años. Sabemos que, en esa fecha, ella no pertenecía todavía al PSOE o, al menos, no ostentaba ningún cargo significativo en ese partido. Por eso, nos quedaba la duda de que no tuviera conocimiento de la demolición o de quienes fueron realmente sus responsables. 

Sin embargo, parece claro que más bien se trata de un intento de lavado de cara con el objetivo de captar posibles votos de cara a las elecciones municipales y autonómicas que deberán celebrarse antes de seis meses. No se trata únicamente de la intencionada omisión de cualquier referencia en sus escritos.

En las pasadas semanas, el candidato reconocido a la Alcaldía de Madrid en representación del PSOE ha visitado los barrios próximos a Carabanchel al menos en dos ocasiones. Sabemos que, dentro de esa precampaña electoral, en una de esas visitas, se ha acercado incluso hasta la valla perimetral del solar de la cárcel. Resultado: ninguna alusión a su existencia o su futuro ni, por supuesto, a su arrasamiento y estado actual.

No parece casualidad que ambos desdeñen Carabanchel, cuyo derribo es un episodio muy destacado en esa "Ciudad de la Destrucción" de la que tanto abominan. Más bien parece que "el olvido de nuestra Historia, especialmente de alguna parte de nuestra historia", ese que dicen es "fruto de una decisión ideológica" también les afecta de lleno a ellos.


"Estas son las últimas cosas –escribía ella–. Desaparecen una a una y no vuelven nunca más. Puedo hablarte de las que yo he visto, de las que ya no existen; pero dudo que haya tiempo para ello. Ahora todo ocurre tan rápidamente que no puedo seguir el ritmo. No espero que me entiendas. Tú no has visto nada de esto y, aunque lo intentaras, jamás podías imaginártelo".

Paul Auster, El país de las últimas cosas, 1987, describiendo la Ciudad de la Destrucción.

martes, 18 de noviembre de 2014

Medellín: Un ejemplo... y una sorpresa

La noche del pasado domingo, la cadena de televisión La Sexta emitió un nuevo programa de "Salvados". En esta ocasión, con el título "Ciudadano Candidato", dedicaron su tiempo de emisión a la más que posible presentación de candidaturas ciudadanas a las próximas elecciones municipales, autonómicas y estatales.

Con dos partes netamente diferenciadas, en la primera se ofreció un debate que, con la mediación de su director, Jordi Évole, mantuvieron Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ex presidente de Extremadura y Ada Colau, destacada activista de la plataforma antidesahucios y futura candidata a la alcaldía de Barcelona.

Esta primera parte, centrada en esa pretensión del movimiento que representa Ada, Guanyem Barcelona, dejó en el aire la conveniencia y, sobre todo, la viabilidad de una administración gobernada por movimientos ciudadanos con un funcionamiento diferente al que nos tienen acostumbrados los tradicionales partidos políticos.

En un giro magistral del guión, la duda queda totalmente disipada en la segunda parte del programa. ¿Qué mejor demostración que un ejemplo? Y si ese ejemplo habla de una metrópoli que fue muchísimo más conflictiva que cualquiera de las españolas...

Pincha en la imagen para ver el vídeo de "Salvados"

Medellín, Colombia.

El equipo del programa se traslada allí. Durante la segunda media hora se suceden intervenciones de ciudadanos que destacan el cambio positivo que ha experimentado la ciudad. También interviene el que fue alcalde de la urbe, Sergio Fajardo. No nos detendremos a analizar el contenido de esas entrevistas en las que se relataban experiencias que parecen calcar las propuestas de determinado [y reciente] movimiento político. Porque queremos destacar otro elemento dinamizador de esa ciudad.

Aunque no aparece en el programa, uno de los componentes que ha ayudado, y mucho, en esa transformación fue la creación «de un espacio propuesto por la Alcaldía de Medellín para promover acciones que contribuyan a la reconstrucción, la visibilización y la inclusión de la memoria histórica del conflicto armado en la ciudad, de las últimas décadas, buscando con ello aportar a la transformación de la historia de la violencia en aprendizajes sociales para la convivencia ciudadana, bajo la premisa de “RECORDAR PARA NO REPETIR”», según consta en el ideario de proyecto, del cual respetamos hasta los enfatizados.

Hablamos del denominado Museo Casa de la Memoria.

Museo Casa de la Memoria - Medellín, Colombia

Si accedemos a la web del museo (www.museocasadelamemoria.org), podemos conocer cual fue el motivo de su creación:  Resulta necesario que las víctimas tengan espacios para dignificarse, reunir sus memorias, y divulgar sus puntos de vista sobre el ciclo violento de la ciudad y el país.

Como comprenderéis, nos sentimos plenamente identificados con este lugar y con su objetivo. Pero os vamos a pedir que sigáis leyendo.

Quienes nos seguís con asiduidad pensaréis que se trata de otro de los varios ejemplos de esos lugares "de reflexión" que hemos ido conociendo, admirando y envidiando, y que nos hemos propuesto compartir con vosotros. Algo que hemos publicado destacando siempre la odiosa comparación que se produce entre esos sitios, valorados y respetados en sus países y -muchos de ellos- a nivel mundial, con el triste destino de la cárcel de Carabanchel.

No es así o, para ser más exactos, no sólo es eso en esta ocasión.  Hay un matiz que hace del Museo Casa de la Memoria de Medellín un caso especial, muy especial.


Si accedéis a la página web del memorial colombiano posiblemente os habrá pasado desapercibido un "half banner" situado en la parte inferior derecha de la pantalla de inicio, debajo de la leyenda "Apoyado por". Tenemos que reconocer que, de entrada, también a nosotros se nos había escapado). En una segunda visualización nos ha sorprendido: Esos colores rojo y amarillo, ese pequeño escudo que "nos suena"...

(ampliación)

No hay duda, y, si la tenéis, acceded a la dirección de internet donde os llevará el enlace existente en ese rectángulo: La web de la sección en Colombia de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, entidad adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (de España, por supuesto).

Es decir, el Gobierno español,  que niega toda ayuda a las organizaciones que intentan preservar la Memoria Histórica en España, está apoyando un museo memorial en Colombia...


Nota: Lo que denunciamos aquí no quiere decir -ni de lejos- que critiquemos ese patrocinio. Mucho más si tenemos en cuenta la coincidencia de objetivos entre el consolidado espacio de Medellín y nuestro ¿imposible? anhelo en Carabanchel. Lo que pretendemos es resaltar el evidente doble rasero de nuestros gobernantes al amparar allí un proyecto que aquí desprecian.

viernes, 7 de noviembre de 2014

#CarabanchelPorLaMemoria (6 años)

Durante estos días, estamos publicando en Twitter algunas fotografías tomadas, día a día, hace seis años, durante las jornadas previas a la total demolición de la cúpula. Para quienes no nos sigáis en twitter o no utilicéis ese medio, aquí os presentamos las publicadas más recientemente: