Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Reunión con el Área de Gobierno de Cultura del Ayuntamiento de Madrid

El miércoles 2 de diciembre, tres miembros de nuestra plataforma asistimos, en respuesta a una invitación recibida desde el Área de Gobierno de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, a una reunión en la sede de dicho organismo para dialogar sobre diversos asuntos relacionados con la Memoria Histórica.

La cárcel de Carabanchel estuvo 
presente en el encuentro

El debate fue presidido por la Delegada del citado departamento, Celia Mayer. En cuanto a su contenido, se focalizó en su mayor parte en el nomenclátor franquista y la próxima modificación de diversos nombres de espacios municipales. Aún así, en varios momentos de la charla se citó, como no podía ser menos dada su trascendencia histórica, la cárcel de Carabanchel.

A pesar de que no se concretó nada, por nuestra parte, leímos el siguiente texto que especifica -una vez más- cuáles son nuestras propuestas para este Lugar de Memoria:


POR UN CENTRO POR LA PAZ Y LA MEMORIA EN LA ANTIGUA CÁRCEL DE CARABANCHEL

En primer lugar agradecemos la invitación a esta reunión, cuya celebración esperamos signifique una voluntad política clara por parte de la nueva corporación municipal para que en Madrid se dé un impulso claro a la verdad, justicia y reparación a quienes lucharon por la libertad y la justicia social, y se acabe con la impunidad del régimen criminal de Franco.

Como todas y todos conocemos, la cárcel de Carabanchel se convirtió en uno de los principales referentes de la represión franquista, pues por ella pasaron prácticamente todas las personas encarceladas por motivaciones políticas o de orientación sexual.

La Plataforma por un Centro por la Paz y la Memoria en la antigua cárcel de Carabanchel se creó, junto a organizaciones de expresos, a iniciativa de asociaciones vecinales de la zona, que creyeron de justicia incorporar a las reivindicaciones de equipamientos sociales, un lugar de dignidad y memoria de quienes que fueron vecinos suyos a la fuerza durante el franquismo.

Mientras en otros países del mundo estos lugares de cruel represión se han convertido en santuarios de memoria visitados por líderes mundiales, en nuestro país el mismo gobierno que aprobaba en 2007 una ley de memoria histórica, un año después daba la orden de triturar la cárcel de Carabanchel, pese a las protestas vecinales y de relevantes instituciones que defendían los valores históricos y arquitectónicos del edificio.

Pero no derribó todo el complejo carcelario, pues permanece todavía en pie el pabellón del hospital penitenciario, convertido en Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE-Aluche), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy y en condiciones infrahumanas, a inocentes que no han cometido delito alguno: Los inmigrantes “sin papeles”. Triste reconversión de aquel recinto represivo, cuyo pintado de fachada es incapaz de ocultar las mismas injusticias que de nuevo se reproducen en su interior.

El nombre de Carabanchel sigue asociado a esta memoria histórica, al igual que pasa en otros muchos lugares del mundo entero. No lo consideramos como un estigma, ya que nos sentimos muy orgullosos de quienes fueron nuestros vecinos circunstanciales. Es precisamente por ellos, y para que las generaciones venideras conozcan in situ lo que nunca debe repetirse, que exigimos a las instituciones implicadas, la construcción de un Centro por la Paz y la Memoria de la cárcel deCarabanchel en el único edificio que no derribaron, el antiguo hospital penitenciario.

Creemos que el Ayuntamiento de Madrid tiene una gran responsabilidad en ello. Debe modificar el plan urbanístico que promueva la creación de dicho centro. Y debe dirigirse al Gobierno Central para solicitar el cierre del CIE (en consonancia con lo solicitado por otras corporaciones como la de Barcelona) y la creación en su lugar del centro por la Memoria que las víctimas y el pueblo de Madrid se merecen.

Pero no debe limitarse a realizar la petición; el Ayuntamiento debe convertirse además en un agente impulsor de dicho centro memorialista, promoviendo la recopilación de documentación, organizando foros y divulgando los valores de la paz, la libertad y la justicia social que queremos para este centro, tal como defendieron quienes sufrieron la represión del franquismo.

Es lo que esperamos de una corporación que logró generar la ilusión de cientos de miles de personas que le concedieron la responsabilidad de gobernar esta ciudad, que debe convertirse en vanguardia y ejemplo en la defensa de los valores y derechos humanos.

Plataforma por un Centro por la Paz y la Memoria en la antigua cárcel de Carabanchel



No hay comentarios:

Publicar un comentario