Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Quinto Aniversario del derribo de Carabanchel

Hace unas pocas horas nos hemos reunido en los terrenos abandonados que ocupaba la cárcel de Carabanchel para recordar que, ya hace algo más de cinco años, comenzaron a demoler y arrasar el histórico presidio.

Aquellas obras que se prolongaron hasta la primavera del siguiente año se llevaron a cabo con total urgencia para que -decían- los vecinos pudiesen disfrutar a la mayor brevedad del prometido [y todavía necesario] hospital público.

Quienes nos hayáis acompañado hoy habréis podido comprobar en persona qué se ha hecho de esos edificios que nos prometían construir: Nada. Solamente la silueta vergonzosamente disfrazada con alegres colores del dolorosamente conocido Centro de Internamiento de Extranjeros.

Ningún recuerdo, ningún homenaje a los miles de personas que allí fueron encerrados "por defender la Libertad, la Democracia y la Justicia Social", como se puede leer en los ajados paneles de nuestro modesto memorial. Ni siquiera la miserable "sencilla placa" que, según el plan especulador del Ministerio del Interior, iban a instalar como merecido testimonio.

Por eso seguimos reclamando que el vergonzoso CIE sea reconvertido en un centro memorialístico similar a los que existen  en todos los países que han sufrido una historia traumática y han recuperado la Verdad. Precisamente como contribución imprescindible a esa Verdad.


Por eso, año tras año, seguimos concentrándonos allí y lo haremos hasta conseguir que, por fin, en este país se conozca y reconozca la historia de quienes sufrieron para que todos alcanzásemos la actual (y menguante) democracia.



PD: Queremos agradecer especialmente la participación de un nutrido grupo de La Solfónica, quienes, antes del acto y apurados porque también querían asistir a las Mareas Ciudadanas de hoy en Madrid, nos han deleitado con sus canciones y sus poemas. Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario