Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

sábado, 23 de junio de 2012

68 años y un día


Hace escasas fechas, se cumplieron cuatro años del lamentable acuerdo firmado entre Rubalcaba y Gallardón que supuso el arrasamiento de la cárcel de Carabanchel y el abandono total que sufre ese espacio desde entonces (ver entrada anterior de este blog).

Ayer se celebró otro aniversario: El 22 de junio de 1944 se inauguraba oficialmente la «Prisión Provincial de Madrid». Para ser más exactos con el titular de la noticia publicada en el periódico ABC al día siguiente, lo que sucedió fue la “Bendición Oficial de los nuevos locales de la Prisión de Madrid”.

Pincha para leer el diario ABC del 23 de junio de 1944

En cualquier caso, esta efemérides nos recuerda que, en Carabanchel continuamos albergando una instalación penitenciaria, hoy reconvertida en el oficialmente denominado «Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche», que, en breve, para intentar edulcorar su verdadera naturaleza y actividad, pasará a ser designado como «Centro de Estancia Controlada de Extranjeros de...». Otro eufemismo más.


Ese edificio, que precisamente reclamamos para albergar el Centro para la Paz y la Memoria de la Cárcel de Carabanchel, no tiene más relación con Aluche que su proximidad a la estación de metro del mismo nombre. Es más, el barrio (y la estación homónima) de Aluche pertenecen administrativamente al distrito de Latina, mientras que los terrenos de la cárcel, incluyendo por supuesto el viejo hospital-CIE son, a todos los efectos, parte del distrito de Carabanchel.

La estrategia de no designar el establecimiento con su ubicación real, responde a una maniobra que intenta esconder que hoy, después de 68 años y un día, la cárcel de Carabanchel sigue funcionando como lugar de reclusión…

Ya está bien, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario