Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

martes, 16 de febrero de 2016

Ocho años de propuestas vecinales

Se cumplen ahora ocho años desde que diversas asociaciones de vecinos de la zona organizasen varios debates ciudadanos para debatir con los habitantes de los barrios próximos cual era el uso que, en su opinión, se debería dar a los terrenos de la cárcel de Carabanchel. En aquellas reuniones participaron cientos de vecinos y se aprobó por inmensa mayoría la propuesta planteada por las entidades vecinales. 


Aquellas reuniones fueron sin duda el origen de nuestra plataforma, constituida cuatro meses más tarde, cuando fue evidente el total incumplimiento de las promesas que hicieron desde el partido del Gobierno.

A pesar de que, como todos conocéis, no queda piedra sobre piedra de los imponentes edificios de la histórica prisión, aquel planteamiento vecinal sigue estando vigente. 

Ahora que se repiten insistentemente las palabras "participación" y "diálogo", parece buen momento para recordar lo que los ciudadanos, participando y dialogando, escogieron para su futuro ya hace ocho años:


miércoles, 3 de febrero de 2016

Apoyamos a la profesora Mirta Núñez

La Cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense de Madrid ha sido elegida por el Ayuntamiento de Madrid para elaborar el Plan Integral de Memoria Histórica que está incubando el consistorio. 

Este plan que llega cuarenta años tarde está intentando ser torpedeado por la "caverna" política y mediática. Para atacar su desarrollo, han escogido la figura de la directora de la cátedra universitaria como objetivo a derribar. No siendo posible criticar su reconocida labor y compromiso con las causas de la Memoria Histórica, han decidido resaltar, como si fueran vergonzosas, sus circunstancias familiares.

Nos unimos a los grupos y personas que están apoyando a Mirta. Que esos medios y esos cargos políticos, de reconocida "tendencia", intenten menospreciar su figura significa que está haciendo bien su trabajo y dice mucho de la catadura moral de sus detractores, incluidos algunos de esos que afirman representar la "nueva política".


No nos olvidamos ni olvidaremos nunca su entusiasta y altruista respaldo a nuestra petición en defensa de la creación de un Centro para la Paz y la Memoria en la Cárcel de Carabanchel.

Reproducimos el comunicado que Crónica Popular está divulgando para recoger expresiones de apoyo. 

El equipo de Crónica Popular, de cuyo Consejo Editorial forma parte la profesora Mirta Núñez-Díaz Balart, quiere manifestarle públicamente su pleno apoyo ante los ataques furibundos de que está siendo objeto por la derecha defensora del golpe de estado de julio de 1936.

Cualquier actuación que se traduzca en políticas públicas en materia de memoria histórica democrática es inmediatamente acosada por los herederos del franquismo, y sus responsables linchados mediáticamente desde las tribunas controladas por esta derecha,  que a estas alturas de la historia sigue ignorando la abrumadora cantidad de pruebas documentales y orales que indican que los que se rebelaron contra el gobierno legítimo de la Segunda República prepararon un plan de exterminio de todo el que se los opusiera. Esto constituye en sí un crimen contra la humanidad, por mucho que intenten presentarlo como una guerra civil en la que los dos “bandos” (término creado para confundir) tuvieron iguales responsabilidades, situando así al mismo nivel a quienes defendieron la democracia y a quienes prepararon un golpe fascista.

El término fascista no es gratuito: en 1946 la Organización de Naciones Unidas decía así en su resolución 39(I) de 12 de diciembre:   “En origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es un régimen de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hítler y de la Italia fascista de Mussolini”. En ella, las Naciones Unidas recomendaban excluir al gobierno de Franco de cualquier institución internacional, así como que los países retiraran inmediatamente a sus embajadores en Madrid. Nada parecido hay sobre el gobierno republicano, y esto no acaban de digerirlo los difusores del discurso franquista de los dos “bandos” y del “todos fuimos culpables”.

En la mayoría de los países europeos se recuerda, homenajea y ensalza a los defensores de la democracia frente al fascismo en los años treinta, y ello desde las instituciones estatales. España se constituye en una rara avis y el  homenaje y el recuerdo de los defensores del gobierno republicano corre a cargo de asociaciones y entidades locales. Sin embargo, los estados democráticos tienen el llamado deber de memoria para con las víctimas de las violaciones graves y masivas de derechos humanos cometidos desde el poder, un deber que a España le cuesta asumir, llegando la cuestión al extremo de que las víctimas de gravísimas violaciones de derechos (desapariciones, robo de bebés, torturas, violaciones…) cometidas por el bando (aquí sí procede el término) franquista tienen que acudir a la justicia universal para ser escuchadas.

Cualquier intento de políticas públicas de memoria democrática es atacado rabiosamente por los voceros de la derecha más carpetovetónica. Lo que pretende el Ayuntamiento de Madrid no es diferente a otras actuaciones que se están llevando a cabo por otros ayuntamientos y comunidades autónomas que van sumándose a la creciente ola de reconocimiento de las víctimas de la barbarie franquista. Dentro de estas actuaciones, la profesora Mirta Núñez, por su acreditada competencia, prestigio y rigor intelectual en materia de memoria histórica democrática, ha sido requerida por el Ayuntamiento de Madrid y tiene todo el reconocimiento tanto por parte del equipo municipal como por parte de sus colegas de profesión.

Por todo ello, rechazamos enérgicamente el proceso inquisitorial que pretenden llevar a cabo con la profesora Núñez algunos medios y personajes políticos que defienden el olvido y la indefensión de millones de víctimas del franquismo (desaparecidos, exiliados, torturados, niños robados).

En este enlace puedes incluir tu comentario de apoyo: 

http://www.cronicapopular.es/2016/02/apoyo-a-la-profesora-mirta-nunez-diaz-balart/