Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

martes, 19 de mayo de 2015

Mauthausen y Carabanchel

El fin de semana del domingo 10 de mayo, dos miembros de nuestra plataforma asistimos, de forma privada, a los actos conmemorativos del 70 aniversario de la liberación del Campo de Concentración de Mauthausen (Austria).

Aunque la fecha en que la primera avanzadilla americana entró en el campo fue el 5 de mayo de 1945, los actos oficiales se concentran en el fin de semana posterior para facilitar la asistencia de público.

Contar las vivencias y emociones que se experimentan en un lugar como este sería muy difícil, muy largo y, sobre todo, demasiado personal. Compartir con miles de personas (cálculos oficiales hablaron de 22.000 asistentes) de decenas de países el homenaje a los que allí estuvieron esclavizados merma la intimidad y el sobrecogimiento que acompañaron nuestra visita al lugar tres días antes, pero, por otro lado, reconforta participar en una multitud de gente de todas las edades que recuerda (y no olvida) la tragedia allí vivida.

En nuestra opinión, una visita a un Lugar de Memoria como éste debería o, al menos, como opción, ser parte de la formación escolar de nuestros jóvenes. Así lo entienden desde la organización Amical de Mauthausen quienes, desde hace muchísimos años (bastantes de ellos todavía ilegalizados bajo el franquismo) se empeña en mantener viva la memoria de los españoles que allí sufrieron y organiza, sin ninguna ayuda oficial, viajes con jóvenes de diferentes centros educativos. Estos días acudieron adolescentes de tres institutos de Cataluña y uno de Aragón. Chapó a @amauthausen y a los educadores de esos centros.

Por nuestra parte, no vamos a dedicar mucho espacio a comentar la vergonzosa presencia e intervención de representante oficial del Reino de España, el Ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo, quien habló de un país que, en lo que respecta a la Memoria Histórica, no reconocemos. Os dejamos el vídeo de su intervención para que juzguéis vosotros mismos:


En cuanto a las múltiples experiencias, sólo queríamos resaltar -entre muchos- tres momentos que tuvieron especial significado para nosotros:

- El jueves 7 de mayo, cuando, en casi total soledad, atravesamos el portón de entrada al campo,  que SE CONSERVA, como muchas otras construcciones, en su estado original; el mismo portón donde hace 70 años colgaba la ya mítica pancarta: "Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas liberadoras".




No es el único elemento arquitectónico que se mantiene en pie: Todo el patio "de cocheras", las murallas construidas alrededor de las instalaciones del campo, diversos pabellones rehabilitados como sala de ceremonias, MUSEO o MEMORIAL, pero también algunos premeditadamente  vacíos para que el visitante pueda más fácilmente sentir el estremecimiento al pensar las terribles condiciones que sufrieron los que allí estaban hacinados, ... y la cantera, ¡la terrible cantera! Subir su "Escalera de la Muerte" se hace difícil incluso hoy, sin peso y con los escalones igualados hace unos años.

-  El sábado el 9 de mayo durante la inauguración de un monumento en memoria de Anna Pointner  (y, por añadidura, a Francesc Boix), la mujer austriaca que, a pesar del notable riesgo que suponía, ocultó las fotografías que Francesc había conseguido sustraer en su trabajo como fotógrafo en el propio campo y que sirvieron, como prueba evidente, para condenar en Nüremberg a algunos de aquellos criminales que sostuvieron que desconocían la barbarie que ocurría en aquel campo y que, sin embargo, aparecían en las fotos.


En ese homenaje, entre las diferentes alocuciones, nos llamó la atención la intervención del alcalde de la localidad de Mauthausen, Thomas Punkenhofer. 


No es que entendiéramos lo que decía en su lengua, pero, en un momento dado, escuchamos claramente una palabra: ESTIGMA. Cuando el traductor explicó que "el nombre de Mauthausen acarrea un estigma, inevitable por su pasado" y que "estaban empeñados en transformar esa circunstancia en todo lo contrario: DIVULGAR su trágica historia para llegar a ser el antídoto para evitar que hechos similares puedan ocurrir", comprenderéis que nos acordamos mucho de nuestro abandonado solar y vergonzoso edificio del CIE.

- El 10 de mayo, domingo, mientras esperábamos a pie del monumento a los Republicanos Españoles, único memorial erigido sin ayuda estatal (su construcción fue llevada a cabo por Amical de Mauthausen mediante una cuestación particular). Al ser la primera vez que asistíamos a los actos, desconocíamos en qué consistían.

De repente, aparecieron unos soldados que, con marcialidad extrema, con toque de corneta y tambor incluidos, dejaron una corona de laurel en el memorial español. Eran militares de Polonia... Nos fijamos entonces en las muestras de homenaje ya depositadas en el monumento y que -suponemos- fueron colocadas con anterioridad a nuestra llegada. Los textos escritos en ellas nos descubren que habían sido ofrecidas por Israel y Eslovenia.


Por fin llegó la delegación española, con una bandera bicolor arropando al ministro y rodeado de banderas tricolores y esteladas. Mientras se llevaban a cabo los discursos, más o menos oficiales, la comitiva de jóvenes franceses que acompañaban a la Amical francesa se abrió paso e hizo también su ofrenda y nos obsequiaron con el canto, en castellano, de "A las barricadas".


Al rato se acercó una pequeña delegación mixta (civil y militar) de Serbia, que también depositaron unas flores. Más tarde, dos representantes de Albania también dejaron su ramo de homenaje. 

El remate emotivo fue cuando varios adolescentes italianos, junto con varios ancianos, deportados de ese país, se aproximaron al monumento para realizar su homenaje.


Es decir, mientras aquí se olvida deliberadamente el sufrimiento de aquellos españoles, en los actos conmemorativos de Mauthausen, los demás países sí rinden HOMENAJE a la MEMORIA de quienes siguen siendo, para este país, apátridas (de ahí el triángulo con fondo azul, en lugar de rojo, con el que fueron marcados en los campos).

A punto de regresar nos llega la noticia de que el Congreso Español, con los votos en contra del PP y UPyD, y la abstención del PSOE, ha rechazado una propuesta para que el Rey de España, como máximo representante del Estado, en nombre de ese mismo estado, pida perdón por el desprecio y el olvido en que han estado sumidos estos miles de españoles y sus familias.

Queda así, como único compromiso con el "aprendizaje continuo y perpetuo que debe ser la Memoria" (en palabras del ministro García Margallo), el ya aprobado acto solemne de homenaje. De este modo, "toda la Historia se resolverá con una condecoración y un homenaje a los 15 supervivientes" (en palabras del diputado Joan Tardà). Y todos satisfechos.

Por cierto, si no saben donde hacerlo, les podemos "ofrecer" un aplanado solar abandonado de 17 hectáreas. Razón: Lugar de Memoria de la Cárcel de Carabanchel.