Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

martes, 23 de julio de 2013

Obras en el Parque Eugenia de Montijo

La pasada semana han procedido a instalar un vallado metálico delimitando una parcela de unos 2.500 metros cuadrados contigua a la tapia E del cementerio de la Ermita de Nuestra Señora de La Antigua. 

Hasta donde hemos podido investigar, sabemos que esa parcela figura, en el catastro, como de "uso religioso", por lo que suponemos que será propiedad de la Iglesia.


Desconocemos hasta el momento la finalidad de las obras que, presumiblemente, se van a realizar en el interior de ese cerramiento, pero  dado su uso y el trazado del mismo, paralelo a la pared exterior del cementerio, excepto en la zona atravesada por la proyectada vía rápida, donde queda biselada y perfectamente acoplada al diseño previsto, nos tememos que se trate de una ampliación de la superficie del cementerio.

Hemos intentado confirmar nuestros temores pero, por ahora, ha sido infructuoso nuestro empeño.

La Junta Municipal de Carabanchel, consultada a través de twitter, parece no querer responder a través de ese canal de comunicación. Tampoco parecen saber nada en el Servicio de Información al Ciudadano, publicitado a través de la web municipal, donde remiten a un tedioso trámite (presencial y por escrito) dirigido al Área de Urbanismo.

Por supuesto, en la zona no se han dignado en colocar ninguna información sobre el proyecto a realizar.

Agradeceríamos cualquier información que pudiera contestar a las siguientes preguntas:

- ¿Qué es lo que pretenden hacer allí?

- Si la parcela es propiedad del cementerio de la ermita (y por lo tanto, de la Iglesia Católica), ¿desde cuándo lo es?

- Las obras previstas, ¿disponen de la correspondiente licencia municipal?

- ¿Por qué no han instalado los preceptivos carteles detallando las características de la obra?

Por otro lado, ante el más que previsible desprecio a la conocida zona arqueológica, la cual incluye el solar cerrado, en colaboración con la Asociación Madrileña de Trabajadores de Arqueología, a través de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, hemos presentado en el Registro de la Comunidad de Madrid un escrito dirigido a la Dirección General de Patrimonio, para que esté al tanto de la amenaza al yacimiento arqueológico y obre en consecuencia con sus obligaciones.

Pinchando en la imagen, podréis consultar el documento presentado.

sábado, 13 de julio de 2013

Miguel Ángel y Yolanda, tan parecidos, tan diferentes...

Hoy seguramente oiréis o leeréis que se cumplen dieciséis años de la muerte de Miguel Ángel Blanco. Fue secuestrado por miembros de ETA y posteriormente asesinado. Le dispararon en la cabeza y falleció al día siguiente (13 de julio de 1997). Tenía 29 años. Calles, plazas, parques y centros públicos llevan su nombre. Una influyente fundación mantiene viva su memoria, y numerosos monumentos y estatuas levantados en su recuerdo salpican la geografía española. 

Diecisiete años antes, el 1 de febrero de 1980, murió Yolanda González. Fue secuestrada por miembros de Fuerza Nueva y posteriormente asesinada. Le dispararon dos tiros en la cabeza. Tenía 19 años. Ningún lugar, ningún espacio, ningún “espíritu” lleva su nombre; ningún hito, ninguna placa la rememora…

Indignados por la noticia de que su asesino colabora desde hace años con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, familiares y amigos de Yolanda han iniciado una campaña de denuncia de ese hecho y han promovido un modesto homenaje en las proximidades de la que fue su vivienda, en el barrio de Aluche, en Madrid.


El emotivo acto tuvo lugar el pasado día 30 de junio en el lugar más emblemático de esa barriada: la plaza existente en la estación de Metro homónima. De forma original y conmovedora, en lugar de erigir un memorial al uso o instalar una efigie, los organizadores decidieron adoptar simbólicamente “la Niña” como personificación de Yolanda.


La Niña es una estatua de bronce, de cuerpo entero y tamaño natural, que representa a una joven estudiante -como lo era Yolanda- que camina portando en sus manos un libro abierto. Fue instalada hace años en esa plaza, al igual que otras figuras, que representan diferentes oficios y actividades, repartidas por la ciudad de Madrid, sin mayor intención memorial. 

De este modo, desde hace pocas fechas, una pequeña placa insertada en el pavimento a los pies de la escultura, recuerda “A Yolanda González y a todos los asesinados por el fascismo. No os olvidamos. 30 de junio de 2013”.


Celebramos emocionados la colocación de este singular “stolpersteine”.

Que la explanada donde se encuentra La Niña limite con el oficialmente denominado Parque Carlos Arias Navarro, que sea el punto donde comienza la Avenida del General Fanjul y que, a poco más de 200 metros se encuentre el solar degradado del Lugar de Memoria de Carabanchel es un reflejo sintomático de cual es la historia oficial de nuestro pasado más reciente y justifica aún más la necesidad que tiene este país de disponer de un espacio memorial, a la vez que divulgativo, que rescate del olvido historias como las de Yolanda.

Mientras tanto, como dijo el inolvidable Labordeta, en España seguirá habiendo, incluso entre las víctimas, “caballeros mutilados y putos cojos”.