Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

domingo, 21 de agosto de 2011

Cuelgamuros y Carabanchel

La visita de Benedicto XVI a nuestra ciudad se ha complementado con una serie de encuentros entre representantes del Gobierno del Estado Vaticano y representantes del Gobierno de España.
Según recogen los medios de comunicación, uno de los temas sobre los que han tratado en esos contactos, ha sido la solicitud de colaboración (algunos periódicos emplean el término "petición de ayuda") a los miembros del gobierno vaticano para consensuar el futuro del complejo de Cuelgamuros, más conocido como Valle de los Caídos.



Esta petición se realiza después de que, a finales del pasado mes de mayo, se anunciara la constitución de un grupo de expertos de variada procedencia que elaborará una propuesta sobre el destino del mausoleo. En ese momento, aunque fue invitada a participar, la iglesia española declinó su presencia. Así, tanto el Arzobispo Emérito de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar –que inicialmente aceptó su presencia en la comisión-, como el abad benedictino de la basílica, Anselmo Álvarez, rechazaron su participación.

Parece claro que ahora, al hilo de la notable cesión de espacios, logística y recursos públicos del Estado para la celebración de la JMJ, el gobierno español aprovecha para pedir por favor al Vaticano que dé su placet al proyecto de “transformación del Valle de los Caídos en un lugar de memoria reconciliada”.

Tiempo habrá para analizar este vergonzoso plan. Apuntar, únicamente que el PSOE parece seguir sin enterarse de lo difícil que resultará que ese “templo grandioso de nuestros muertos en que por los siglos se ruegue por los que cayeron en el camino de Dios y de la Patria (Decreto de creación del Valle de los Caídos) se convierta en un espacio de reconciliación. Sobre todo porque ya han dejado claro que no se va a desmantelar ni transformar nada…

Lo que sí queremos destacar es el enorme agravio comparativo que supone este importante esfuerzo para conseguir un amplio consenso sobre este paraje, con la soberbia y la arrogancia con que ejecutaron el derribo de Carabanchel, a pesar de que la emblemática prisión ya había sido asumida y reivindicada  como Espacio de Memoria Histórica y el Lugar de Recuerdo idóneo precisamente por quienes sufrieron la represión durante los años del franquismo y de la transición.

Mientras en octubre de 2008, se rechazaba tajantemente cualquier opinión y análisis sobre la posibilidad de mantener en pie una mínima parte del penal, atendiendo a su espectacular arquitectura (destacada de forma reiterada por el COAM) e impresionante contenido social (resaltado por informes elaborados por el CSIC), el “lugar perenne de peregrinación en el que reposan los héroes y mártires de la Cruzada(Decreto de creación del Valle de los Caídos) es actualmente objeto de atención directa por parte del Ministro de la Presidencia.

El mismo gobierno que entonces despreció las solicitudes de organismos, colectivos de Memoria Histórica, agrupaciones de represaliados, diputados de la verdadera izquierda, movimientos sociales y vecinales, ciudadanos en general… ahora se dirige a los representantes nada democráticos de un estado extranjero para que autoricen un mínimo maquillaje en un recinto que forma parte –incómoda- del Patrimonio Nacional.


Y, muy cerca de donde se está celebrando el acto más multitudinario de la visita papal, el solar abandonado y degradado de Carabanchel sigue esperando su triste destino.

¿Quo vadis, PSOE?

miércoles, 17 de agosto de 2011

Reflexión para un cálido día de verano


Como todos los 17 de agosto desde hace veinticuatro años, la pequeña población alemana de Wunsiedel es lugar de peregrinación de simpatizantes ultraderechistas. El motivo de la concentración es la ubicación en el cementerio de esa localidad de la tumba de Rudolf Hess, militar alemán condenado en 1946 a cadena perpetua en los jucios de Nuremberg y que falleció tal día como hoy de 1987 en la prisión de Spandau.

Foto: Diario La Tercera
Hasta este año.

Foto: Diario La Tercera
El gobierno alemán , preocupado por esta celebración anual, decidió hace unos meses atajar el problema. El ejecutivo de Angela Merkel, de un reconocido carácter conservador, decidió exhumar discretamente los restos del general, incinerarlos y verterlos al mar. Al mismo tiempo, desmanteló el túmulo funerario, haciendo desaparecer todo vestigio de la tumba.

En España también existe una sepultura de un general controvertido. Su enterramiento también ha sido lugar de peregrinación de simpatizantes ultraderechistas desde hace muchos años. El gobierno español, preocupado por esta celebración anual  decidió hace unos años atajar el problema. El ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, de un reconocido carácter ¿progresista?, decidió hacer desaparecer todo vestigio de... CARABANCHEL.