Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

lunes, 21 de julio de 2014

La Cárcel de Carabanchel y el arquitecto. Indignación y tristeza.

El 13 de julio de 2014, el periódico digital www.nuevatribuna.es publicaba un artículo, firmado por don Eduardo Mangada, en el que criticaba agriamente el proyecto urbanístico que se llevará a cabo en los terrenos de la antigua fábrica de la cervecera Mahou y del actual estadio Vicente Calderón, en el suroeste de la ciudad de Madrid. El texto lleva por título “La [sic] torres del Calderón y los arquitectos. Indignación y tristeza”.


www.nuevatribuna.es (13/7/2014)

Don Eduardo Mangada también firmó hace unos meses sendos artículos reprochando otras dos controvertidas operaciones urbanas en la ciudad de Madrid, concretamente el vaciado integral (fachadismo) de la manzana de la Plaza de Canalejas y el proyecto de transformación de la Puerta del Sol. Igualmente, a primeros de año, durante un debate en el Círculo de Bellas Artes, organizado por el Club de Debates Urbanos, defendió vehementemente las protestas ciudadanas ocurridas en el barrio del Gamonal, en Burgos. Anteriormente, a través de otras notas, también se despachó a gusto contra el complejo de Eurovegas.

Vaya por delante que coincidimos en su práctica totalidad con el contenido de esos escritos y, mucho más, con su defensa de las demandas vecinales llevadas a cabo en El Gamonal.

Entonces, ¿para qué os contamos todo este rollo? ¿Qué tiene que ver con Carabanchel?

Pues, porque, para quienes no conozcáis la figura de Eduardo Mangada, os queremos aclarar que es el arquitecto responsable del «Plan Parcial de Reforma Interior APR-11.01 “Cárcel de Carabanchel”», elaborado por el Equipo M68, con el propio Mangada a la cabeza, en julio de 2.008.

Es decir, quien ahora se pone el traje de defensor de un urbanismo participativo y contrario a la privatización de los terrenos públicos, fue quien redactó el documento que TODAVÍA MARCA, PUESTO QUE SIGUE EN VIGOR, cual será el futuro del solar de Carabanchel y cuyo contenido, en nuestra opinión, no puede estar más alejado de la “religión” que ahora parece profesar su autor.

Intentaremos justificar esta afirmación. Aunque nos detendremos luego en su último artículo, no nos resistimos a destacar algunas perlas de sus anteriores escritos:



www.elpais.com (8/5/2012)

El 8 de mayo de 2012 publica, en El País, el texto titulado “En el fango”, atacando el megaproyecto de Eurovegas. Entresacamos de su contenido algunas frases:

…se trata de la creación de un espacio basura […] carente de la mínima necesidad social
  • Don Eduardo, ¿cómo calificaría usted el único espacio que permanece en pie en Carabanchel? ¿Responde a una necesidad social? ¿Considera que las dotaciones que usted propone para el futuro del solar, aparte del insuficiente hospital y la exigua parcela municipal, cubren alguna necesidad social de los vecinos?
¿Cuántas operaciones así, aunque menos corrompidas, han fracasado en España?
  • Don Eduardo: Uno de los ejemplos más claros del fracaso de operaciones urbanísticas, es la que usted propone para Carabanchel. A no ser que considere que, seis años después de la redacción de su proyecto, el grado de desarrollo actual del mismo (y las posibilidades de que algún día se realice) son satisfactorios…
Como todas las ciudades exitosas de la actualidad, su fuerza reside en el capital humano alimentado por cultura, ciudadanía y democracia.
  • Don Eduardo: El derribo de Carabanchel ¿aumenta o disminuye el capital humano, cultural, ciudadano y demócrata de nuestra ciudad? ¿Recuerda usted por dónde se pasaron sus promotores las peticiones de los representantes de la cultura, la ciudadanía y la democracia, junto con las de ciudadanos de a pie, que suplicaban el mantenimiento de una mínima parte de la histórica prisión?

www.nuevatribuna.es (7/11/2013)

▬ El 7 de noviembre de 2013, en Nueva Tribuna, expresa su opinión sobre el concurso convocado por el Colegio de Arquitectos de Madrid, y respaldado efusivamente por el Ayuntamiento de Madrid, para una posible remodelación de la Puerta del Sol. Con el título “La puerta del Sol. Un espacio común” contiene algunos párrafos destacables:

La Puerta del Sol […] ha sido escenario de grandes e intensos acontecimientos de la vida pública madrileña y española. […] En este maridaje entre la piedra y la carne, en el eco de las voces y pisadas que la han recorrido tantas veces, está la belleza de la Puerta del Sol. Este entendimiento debería servir de guía y objetivo para la nueva remodelación física y social.
  • Don Eduardo, ¿considera usted que la cárcel de Carabanchel, con el eco de las voces y las pisadas que la recorrieron, y escenario del sufrimiento de tanta gente, no merecía esa remodelación física y social, en lugar de su arrasamiento total? ¿Llegó usted a algún entendimiento con los protagonistas de los acontecimientos que tuvieron lugar en la prisión madrileña? ¿Escuchó a alguno de ellos cuando pedían conservar su destacada cúpula y su conversión en Lugar de Memoria?
Las voces, las inquietudes, las esperanzas de ayer y hoy deben servirnos de guía para cualquier proyecto urbano capaz de convertir la ciudad (la plaza o la calle) en una imagen diferente
  • Don Eduardo: ¿Qué voces escuchó usted? ¿Qué inquietudes atendió? ¿Qué esperanzas colmó? ¿Cuál fue la guía que siguió al elaborar “su proyecto” de Carabanchel? ¿Es partidario de que esas voces, inquietudes y esperanzas sean deliberadamente olvidadas y únicamente tengan el miserable recuerdo de una “sencilla placa” que usted propone?
Por eso los poderes públicos, al servicio del capitalismo o de una dictadura, intentarán siempre el dominio de estos espacios […] otras veces, de forma más sibilina, mediante intervenciones de remodelación, reforma o ‘modernización’



  • Don Eduardo: Y otras veces, los poderes públicos dominan esos espacios, con la complicidad –incluso- de urbanistas. ¿Acaso no es el ejemplo más claro de mantenimiento de ese dominio instalar, precisamente, las sedes administrativas de Instituciones Penitenciarias en el espacio que ocupaba la cárcel? Y la perpetuación del carácter opresivo del lugar, con el Centro de Internamiento de Extranjeros, pintado de alegres e hipócritas colores, ¿no es acaso una forma sibilina de ocultar su triste finalidad?
…el anuncio de una remodelación o ‘modernización’ o el embellecimiento de un espacio público, hecho desde el poder político, con la connivencia de emblemáticas instituciones y personalidades profesionales, esconde un doble peligro
  • Don Eduardo: El mayor peligro para los espacios públicos es su desaparición total, ¿no cree? En cuanto a lo que usted apunta de connivencia de personalidades profesionales, pues, eso: usted mismo.
www.publico.es (23/1/2014)

▬ El 23 de enero de 2014, el diario digital Público recoge su intervención en el Círculo de Bellas Artes durante la presentación de un libro de Jordi Borja. La publicación se hace eco de las palabras que pronunció Mangada en el acto:

A la presentación acudió también Eduardo Mangada […] quien subrayó la lucha del ‘Camarada Borja’ por una ciudad entendida como ‘ámbito democrático’.

  • Don Eduardo: ¿y es partidario usted de que, en ese ‘ámbito democrático’, exista diálogo con los ciudadanos? ¿Lo hubo en Carabanchel? ¿O piensa de verdad –como expone usted en la Memoria Justificativa de SU Plan Parcial de Reforma- que se satisficieron las reivindicaciones ciudadanas? ¿Con cuántos vecinos se reunió?
“…los sucesos de Gamonal reflejan la necesidad por parte de la gente de retomar el espacio público” 
  • Don Eduardo: ¿Considera que la continuidad del uso represor en el único edificio que queda en pie del complejo carcelario y la futura ubicación del campus administrativo de Instituciones Penitenciarias colma la necesidad de retomar ese espacio público? ¿Estima que se colma esa necesidad reservando únicamente la cuarta parte del total del terreno público a un uso positivo? 
Club de Debates Urbanos (3/2/2014)

▬ El 3 de febrero de 2014 publica en la web del Club de Debates Urbanos, el escrito “Arquitectos y Urbanistas, ¿para qué?”, en el que reflexiona sobre su profesión y, afirma:

“Una primera condición que me antepongo es dejar fuera cualquier tentación de ser el experto por encima de mis interpelantes, de ser dueño de la verdad.”

Aquí, Don Eduardo, nos remontaremos a octubre de 2008, cuando justificaba el derribo total de Carabanchel en una entrevista concedida a El País:

El inicio del desarrollo del Plan […] ha reforzado y movilizado viejas reivindicaciones vecinales que reclamaban todo el suelo para equipamientos de distinto rango y carácter, todos ellos con un difuso contenido…
Frente a las demandas de todo equipamiento creo que lo procedente, política y culturalmente, es completar, tramar y mejorar la ciudad existente

  • Don Eduardo: ¿Acaso esas afirmaciones no son propias de un “experto”? Está claro que, con su plan impuesto (y con el derribo por coj....), se ve claramente que su verdad ha estado muy por encima de la de sus interpelantes.
…la ciudad no es solo un espacio funcional […] sino que es un espacio arquitectónico, es decir, un espacio con una forma organizada que quiere ser bello
  • Don Eduardo: El espacio arquitectónico que usted nos ha impuesto ¿es bello? ¿Es usted consciente de que, poco antes de su derribo, el Instituto del Patrimonio Cultural de España informó favorablemente la propuesta de designación de Bien de Interés Cultural para el cuerpo central de Carabanchel? ¿No habría tenido ese espacio una belleza mayor al encajar la cúpula central del panóptico en su proyecto (máxime teniendo en cuenta que solamente ocupaba el 0,7 por ciento del solar)?
Vista desde el Este (maqueta del Plan)

“¿Y el urbanismo? Conocer las ciudades, empezando por la tuya propia. Conocerlas desde el aire (Google Earth) y desde el pavimento. Medir sus calles con nuestros pasos.”
  • Don Eduardo: Si usted conociese mínimamente el entorno de Carabanchel y Latina, sabría de la saturación de viviendas y el déficit de equipamientos verdaderos que sufrimos. ¿Conoce cuántas camas -realmente- se han puesto a disposición de los vecinos en el Hospital Militar Gómez Ulla? ¿Cuántas residencias de ancianos públicas tiene el distrito de Latina –casi un cuarto de millón de habitantes- con una de las poblaciones más envejecidas de la ciudad? ¿Cuántas facultades universitarias existen en los dos distritos (medio millón de ciudadanos en conjunto)? ¿Se imagina usted una ciudad con esa población sin ningún museo ni auditorio público adecuado? 
  • Por otro lado, ¿sabe cuántos cementerios hay en nuestros distritos? ¿Y tanatorios? ¿Y centros de reclusión de jóvenes y de inmigrantes? ¿Y cocheras de transportes? ¿Y manicomios? ¿Y albergues para indigentes? ¿Y perreras? ¿Y subestaciones eléctricas? ¿Y aeródromos? ¿Y cuarteles? 
  • ¿Considera que estos barrios todavía no están suficientemente saturados de viviendas?
¿Hasta cuando los arquitectos? Los arquitectos serán demandados por la sociedad […] si su trabajo está dirigido a resolver, a garantizar una satisfactoria ‘habitabilidad’ para los hombres, para los ciudadanos. Y no se atrincheren en su función de diseñadores de iconos brillantes, novedosos y caros, al servicio del negocio inmobiliario o de la exhibición de políticos e instituciones. O, en sentido contrario, no se reducen a vulgares funcionarios que con su firma legitiman o, al menos, legalizan los horrores que inundan nuestras ciudades, costas y montañas.
  • Don Eduardo: ¿No le parece esto un horror? ¿Acaso no ha estado usted –en el proyecto de Carabanchel- al servicio del Ministerio del Interior y su propósito reconocido de obtener plusvalías para la construcción de nuevos centros penitenciarios a costa de la ‘habitabilidad’ de los barrios próximos? ¿Mejora la construcción de la vía rápida prevista esa habitabilidad, cuando destrozaría el parque Eugenia de Montijo y actuaría evidentemente como barrera urbana? 
En la parte inferior, la vía rápida propuesta que 
atravesaría todo el Parque Eugenia de Montijo

www.nuevatribuna.es (26/2/2014)

▬ El 26 de febrero de 2014, repite en Nueva Tribuna; en esta ocasión lanza sus dardos contra (y de ahí el título de su artículo) la “Operación Canalejas”:

…el momento de la indignación y el grito frente al cinismo (más que incultura) con que políticos y técnicos de la administración municipal han dado cobertura legal a una de las intervenciones más agresivas contra el patrimonio arquitectónico y, peor aún, contra el tejido social y la vida urbana en el centro simbólico de la ciudad.
  • Don Eduardo, ¿no considera usted una intervención agresiva contra el patrimonio arquitectónico la demolición total del complejo de la cárcel de Carabanchel? ¿No considera usted que ese inmueble formaba parte del tejido social y la vida urbana? ¿No era para usted algo simbólico? ¿Sigue sosteniendo que su deterioro era irreversible? ¿Es usted partidario, entonces, de las demoliciones impunes de tantos edificios cuyos propietarios los abandonan deliberadamente para conseguir ese propósito: su ruina y el derribo final? ¿Tiene conocimiento de que, hace unos meses, fue demolido otro edificio -en esta ocasión, con protección reconocida- a escasísimos kilómetros de Carabanchel, porque los garantes de su conservación (del mismo partido que los responsables de Carabanchel) también lo abandonaron? 
“Quizá esta indignación y esta protesta airada llega tarde y se me puede acusar de no estar atento a los atropellos del urbanismo madrileño. Debo reconocer esta grave falta, pero ¿cómo se ha podido mantener un silencio tan ominoso durante todo el tiempo en que se han fraguado la Operación Canalejas y los trapicheos del señor Villar Mir con nuestros gobernantes municipales?”
  • Don Eduardo: Posiblemente haya ocurrido lo que sufrimos en Carabanchel, es decir, que, hasta el último momento, los responsables mantuvieron oculto el atropello. Si quiere, le pasamos los enlaces a los vídeos y documentos donde, los compañeros de partido de su patrono, nos prometían unas instalaciones totalmente diferentes, y muchísimo más atractivas, que las que usted nos impone con su PPRI. Por cierto, ¿aquí usted no sabía nada? Lo decimos porque la fecha de publicación de su proyecto sólo es un mes posterior al acuerdo firmado entre el Ministerio del Interior y el Ayuntamiento.


▬ Y, finalmente, el ya citado artículo del pasado día 13:

“El 3 de julio el ayuntamiento aprobó inicialmente el Plan Parcial que ordena el ámbito, con lo que puede entenderse que cualquier reflexión crítica de esta operación está fuera de lugar y de tiempo.”
  • Don Eduardo: No se martirice por eso. Aunque le hubiera dado tiempo a presentar alguna alegación, lo más probable es que hubieran tenido el mismo recorrido que las más de 2.100 presentadas contra su proyecto de Carabanchel: Desestimadas. Ya sabrá que sólo se admitió una, curiosamente la que presentó la entidad promotora de su plan parcial, la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios, es decir, Instituciones Penitenciarias (Ministerio del Interior). 
  • Y, por supuesto, ya conoce usted la soberbia con que fuimos tratados quienes solicitábamos, precisamente, eso: una reflexión sobre el mantenimiento de una pequeña parte del complejo.
“Ridícula y triste si este razonamiento se debe a unos arquitectos cuyo prestigio y nombre merecen ser dedicados a causas más nobles que el apoyo de un escandaloso negocio inmobiliario…”
  • Don Eduardo: Sus artículos, esperemos que sinceros, publicados con posterioridad al PPRI de Carabanchel confirman eso: los arquitectos pueden dedicar sus esfuerzos a causas más nobles que a apoyar un plan para obtener unas plusvalías reconocidas de setenta millones de euros con la escandalosa venta de bienes públicos.
“Si esta es la forma de construir la ciudad, entendida como una cadena de negocios inmobiliarios concedidos a promotores próximos ideológicamente (cuando no socios) por parte de nuestra Alcaldesa…”
  • Don Eduardo, en este punto, ¿hace falta recordarle que el Ministerio del Interior y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, en el momento de la elaboración por su equipo del plan parcial (julio de 2008) eran presididos por políticos del Partido Socialista Obrero Español? ¿Acaso se olvida usted qué partido gobernaba en el Ayuntamiento de Madrid durante su etapa de Concejal de Urbanismo? ¿Y en la Comunidad de Madrid, cuando fue Consejero de Política Territorial? En definitiva, ¿ya no milita usted en esa formación política? ¿No es usted “próximo ideológicamente” a quienes le encargaron el proyecto de Carabanchel?
“…la idea de plan como mecanismo normativo que regula la acción privada y la pública en la construcción de la ciudad, es esencialmente incompatible con una política neoliberal que tiene como seña de identidad y bandera guía la desregulación de los mercados y la privatización de todo lo público. Privatizar la ciudad como símbolo de lo público, lo común por excelencia.”
  • Don Eduardo, hasta donde conocemos, en la “Operación Mahou-Calderón” (que, insistimos, tampoco nos gusta) existe una buena porción de suelos de propiedad privada. ¿Recuerda usted que, en Carabanchel, la inmensa mayoría del terreno (el noventa y cinco por ciento) es de titularidad pública? ¿Considera usted que vender el cuarenta y cinco por ciento del suelo edificable [que deja disponible el Ministerio del Interior] a empresarios para la construcción de 650 viviendas particulares, es privatizar o no? ¿Es o no eso una política neoliberal? 
“La referencia a la ‘manzana ideal contemporánea’ amparada por la por la mejor tradición de los ensanches, es una búsqueda de legitimidad tan superficial e irresponsable que no merece más que el desprecio.”
  • Don Eduardo: ¿Es mucho más profundo y responsable afirmar que su proyecto para Carabanchel supone “una excepcional oportunidad para tramar y completar físicamente la ciudad y enriquecerla con nuevas actividades?”
Añádase a este pobre discurso urbanístico […] la ridícula afirmación de que con el espacio liberado del estadio ‘se crea un espacio estancial que recuerda la antigua pradera de San Isidro’. La ‘esencia de la antigua pradera de San Isidro’, dice la alcaldesa.
  • Hemos dejado para casi el final este punto porque hemos querido resaltar la enorme repugnancia que también nos produce esta «propaganda-para-estúpidos» que, además, se emplea, cada vez con más frecuencia, por quienes nos gobiernan en todos los ámbitos.
  • Ahora bien, en la escala #NosTomanPorTontos, creemos que esa hipérbole propagandística se queda a un nivel bastante inferior de la contenida en el documento que, en la Memoria de Gestión del año 2009 del Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda, recoge SU plan parcial. En ese fichero, y siguiendo la terminología que ya empleó su patrón, el Ministerio del Interior, cuando presentó a la prensa el acuerdo firmado con el Ayuntamiento, se califica el doloroso centro de reclusión de inmigrantes existente como Centro de ACOGIDA
Centro de ACOGIDA de Extranjeros (Plan Parcial de Reforma Interior)

En conclusión, todas nuestras preguntas se podrían resumir en una: Si en algún momento, el Plan Parcial de Reforma Interior que usted elaboró comenzara a realizarse, ¿apoyaría usted nuestras movilizaciones contra SU proyecto?

Antes de despedirnos, nos permitimos adjuntarle una fotografía del edificio que, según usted, tenía un valor arquitectónico OPINABLE. 


Señor Mangada, en Carabanchel, sabemos mucho de  un arquitecto, de indignación y de tristeza.

lunes, 7 de julio de 2014

Sí hay dos Españas (Tribunal Supremo <> Carabanchel)

El pasado miércoles publicábamos la nota de prensa distribuida por la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto [una de las entidades que forma parte de nuestra plataforma] en la que se lamentaban de la desestimación, por parte del Tribunal Supremo, de la Alegación que presentaron ante esa Corte al considerar excesivo el importe de 4.000 euros impuesto en concepto de "Tasas por los honorarios del Abogado del Estado que actúo en defensa de la Administración" (*).

La respuesta del Tribunal Supremo, conocida ahora, insiste en que la minuta presentada por la Abogacía del Estado resulta conforme con los criterios del Colegio de Abogados de Madrid y resuelve "Desestimar la impugnación [...] al NO RESULTAR EXCESIVOS LOS HONORARIOS DEL SR. ABOGADO DEL ESTADO".

Pero no sólo les parece ajustado que la Abogacía del Estado [cuyo funcionamiento ya pagamos entre todos los ciudadanos] cobre esa ¿desmesurada? cantidad por actualizar y reenviar un escrito. Es que, aunque, aparentemente, no haya intervenido para nada en este último proceso, imponen [a los vecinos de Carabanchel] el pago adicional "de un importe máximo de 200 euros, en concepto de HONORARIOS DEL SR. ABOGADO DEL ESTADO".

-----------------------------------------------------------------------------

La casualidad ha hecho que hoy hayamos conocido, a través de www.cadenaser.com, la noticia de que el anterior presidente del Tribunal Supremo, don Carlos Dívar, "que dimitió hace dos años por el escándalo de sus viajes a costa del Poder Judicial" según afirma la citada web, mantiene a su servicio quince escoltas y un coche oficial, con un coste estimado de 385.000 euros anuales que, por supuesto, también pagamos entre todos los españoles.

Pincha en la imagen leer la noticia completa en www.cadenaser.com

Leyendo esta noticia, nos permitimos sugerir a dicha personalidad (perdón, pero no sabemos que tratamiento de respeto debemos aplicarle) que, en uno de sus viajes en ese coche oficial, se haga acompañar por algún magistrado en activo y se dé una vuelta por Carabanchel.

Podrán comprobar así las dificultades que los súbditos tenemos para trabajar y atreverse a calcular cuantas semanas de esfuerzo emplearíamos en conseguir 4.200 euros. 

Tal vez así, reflexionen sobre si -para la otra España- son excesivos o no "los honorarios del Sr. Abogado del Estado".

(*) La actuación de la Abogacía de Estado ante el Tribunal Supremo no se llevó a cabo en el proceso de una complicada causa. Se limitó a la presentación de un escrito en el que reiteraba lo expresado en otro comunicado anterior dirigido en su día a la Audiencia Nacional. En el contenido de ese comunicado se negaba "interés directo o legítimo" del colectivo vecinal para recurrir la decisión de la Agencia Española de Protección de Datos [de archivar la denuncia del abandono de documentos personales tras el cierre de la cárcel de Carabanchel]. 

La sentencia de la Audiencia Nacional recogió plenamente los extremos planteados por la Abogacía del Estado y, SIN ENTRAR SIQUIERA A ESTUDIAR LOS HECHOS DENUNCIADOS, rechazó que la asociación ciudadana tuviera "derecho subjetivo o interés legítimo a que la Institución [Penitenciaria] pueda ser considerada infractora".

miércoles, 2 de julio de 2014

Castigados por pedir Justicia

El Tribunal Supremo impone unas costas de 4.200 euros a las Asociaciones de Vecinos que denunciaron arbitrariedades en la Agencia Estatal de Protección de Datos a cuenta del abandono de fichas de presos de la antigua cárcel de Carabanchel

Madrid, 02-07-2014.- La cárcel de Carabanchel cerró sus puertas en el año 1998. Diez años después todavía quedaban abandonadas en su interior decenas de fichas de antiguos presos, expuestas a la mirada de cualquier visitante de un recinto que no contaba con ninguna vigilancia ni protección.

Las Asociaciones de Vecinos de los barrios cercanos a los terrenos de la antigua cárcel, Aluche, Carabanchel Alto, Lucero Cerro Mica, Puerto Chico y las Águilas presentaron el 19 de febrero de 2008 denuncia ante la Agencia Estatal de Protección de Datos (AEPD) contra la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias por lo que podría constituir una falta en la custodia de datos de carácter personal y confidencial.

Recibida la denuncia, se inició un procedimiento por el que los inspectores de la AEPD comprobaron que la documentación aportada en la denuncia correspondía con información incluida en ficheros bajo custodia de Instituciones Penitenciarias, y por eso mismo, el Director de la citada agencia acordó, con fecha 13 de enero de 2009, iniciar procedimiento de declaración de infracción de Administraciones Públicas a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias por presuntas infracciones de los artículos 9 y 10 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) tipificadas como graves. Finalmente el 16 de marzo de 2009 se envió propuesta de Resolución, en el sentido de que por el Director de la Agencia Española de Protección de Datos “se declare que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha cometido infracción de los artículos 9 y 10 de la LOPD tipificadas como graves en el artículo 44 apartados 3.h) y 3.g) de dicha norma”.

Pese a las conclusiones a que llegó la instrucción por parte de los servicios de la inspección de la AEPD, el Director de la Agencia Española de Protección de Datos resolvió, con fecha 25 de mayo de 2009, DECLARAR EL ARCHIVO del procedimiento, por “no haber podido obtener pruebas que corroboren y acrediten la responsabilidad de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias en los hechos denunciados”.

Contra la anterior Resolución de Archivo de la denuncia, se presentó Recurso de Reposición con fecha 31 de julio de 2009, que fue desestimado porque “en el presente caso, a pesar de las actuaciones previas de investigación realizadas por los Servicios de Inspección de esta Agencia, no se han podido obtener pruebas que corroboren y acrediten a la responsabilidad de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias en los hechos denunciados, por lo que en consecuencia y conforme al principio de presunción de inocencia, procede acordar el archivo de las presentes actuaciones de investigación en relación a las presuntas infracciones de los artículos 9 y 10”.

Agotada la vía administrativa, la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto, con fecha 12 de noviembre de 2009, interpuso Recurso Contencioso-Administrativo ante la Audiencia Nacional contra el archivo del caso.

De manera totalmente inesperada, este tribunal decidió no entrar en el fondo del recurso (si la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias había cometido infracción grave en su responsabilidad de custodia de ficheros de carácter personal), y, por sentencia de fecha 23 de diciembre de 2010, la sala de lo Contencioso-Administrativo, sección primera, de la Audiencia Nacional, resolvió que “la Asociación denunciante carece tanto de un derecho subjetivo como de un interés legítimo a que la institución denunciada pueda ser considerada infractora de la LOPD”. En dicha sentencia no realizaba condena en costas.

Posteriormente el 28 de abril de 2011 la citada Asociación de Vecinos interpuso recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia de la Audiencia Nacional, y con fecha 25 de noviembre de 2013 la sección sexta de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo dictó sentencia que confirmaba la anterior de la AN, porque “el denunciante no tiene un derecho subjetivo, ni un interés legítimo a que el denunciado sea sancionado. El poder punitivo pertenece únicamente a la Administración, que tiene encomendada la correspondiente potestad sancionadora y, por consiguiente, sólo la Administración tiene un interés tutelado por el ordenamiento jurídico en que el infractor sea sancionado

Lo más grave de esta última sentencia, no es sólo que tampoco entra en el fondo de la cuestión recurrida, sino que además “al no haber lugar al recurso de casación, procede imponer a la parte recurrente las costas del mismo”, estimadas en 4.000 euros

Resulta del todo chocante y sospechoso que en primera instancia la Agencia Española de Protección de Datos reconociera capacidad e interés legítimo a las asociaciones denunciantes, y por ello inició una investigación con propuesta de sanción contra Instituciones Penitenciarias. Y que luego sean los tribunales quienes nieguen legitimidad a estas mismas Asociaciones para la denuncia de posibles infracciones en la legislación vigente. En lugar de analizar la actuación de una administración ante unos  documentos abandonados, que quedó demostrado en la instrucción que formaban parte de ficheros que estaban bajo su custodia, la justicia prefirió dejar impune al posible infractornegando al denunciante legitimación para denunciar y castigándole además con unas costas claramente abusivas.

Para remate, el mero hecho de solicitar una rebaja en dichas costas, ha significado un complemento de otros 200 euros de nuevas costas por este trámite. Total, 4.200 euros, por atreverse a denunciar a la administración (y eso, sin contar los gastos propios de los recursos presentados)

Nos preguntamos:

- ¿Por qué el Director de la AEPD archivó una denuncia cuando los instructores del expediente propusieron imponer sanciones por falta muy grave en la protección de datos, por hechos que quedaron probados?

- ¿Por qué la justicia no ha querido entrar a valorar estos hechos y se ha quedado en la formalidad de una presunta falta de legitimidad?

- ¿Cómo puede la justicia sentenciar que los denunciantes no tienen competencia para ello cuando la propia AEPD inició un expediente de sanción a instancias de estos mismos denunciantes, con propuesta final de sanción?

- ¿Por qué algunas entidades, como “Manos Limpias”, pueden personarse como acusación particular en todo tipo de litigios, y a unas asociaciones de vecinos cuyos estatutos recogen la defensa de sus vecinos no se les admite que presenten denuncias por hechos que afectan no sólo al bien colectivo, sino a los intereses concretos de algunos de sus vecinos?

- ¿Cómo puede ser que se imponga la condena en costas cuando la denuncia no ha sido temeraria sino bien fundamentada y documentada? ¿No es más bien un castigo desmesurado (4.200 euros) a una entidad sin ánimo de lucro, por el mero hecho de pedir justicia?

- ¿Por qué hay que pagar unas costas a la Abogacía del Estado, cuyo servicio ya pagamos todos los españoles por medio de los impuestos? ¿No es un nuevo re-pago?

- ¿Qué queda de la justicia gratuita que la Constitución declara en su artículo 119?

Con estos precedentes, la arbitrariedad de las administraciones públicas, y la impunidad de sus responsables será todavía mayor, dejando en muy mal lugar la llamada independencia judicial.

En este caso hemos podido comprobar que la mano del Ministerio del Interior es larga.

Plataforma por un Centro por la Paz y la Memoria en la antigua cárcel de Carabanchel
Asociaciones de Vecinos de Latina y Carabanchel