Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

lunes, 27 de enero de 2014

27 de enero de 2014: Día Internacional de las Víctimas del Holocausto

El 1º de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución 60/7 en la que designó la fecha del 27 de enero Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto. Esta fecha se eligió porque, hoy hace 69 años, las tropas rusas entraron y descubrieron el horror del Campo de Concentración de Auschwitz-Birkenau.

Obviamente, es una conmemoración que pasará totalmente desapercibida en España. A nivel oficial, solamente se celebrará un anodino acto en el Senado al que asistirán representantes de la comunidad judía. Que sepamos, ni siquiera hay un monumento, en nuestro territorio, de homenaje a quienes sufrieron aquel terrible acontecimiento.

No en vano, dentro de toda la historia que pretenden ocultarnos ("no hay que reabrir heridas", afirman), uno de los episodios más oscuros, y a la vez más evidentes, fue la colaboración del estado español en aquella tragedia. Aunque más que hablar de colaboración habría que decir complicidad.


Pero no sólo hubo judíos asesinados en aquellos terribles lugares. También hubo exiliados españoles para los que hoy no habrá ni un simple recuerdo... en España. Ni un sencillo acto institucional ni una mísera ofrenda oficial rememorarán los miles de compatriotas que formaron parte del Holocausto.

Quede aquí nuestro homenaje a todos aquellos que, más allá de nuestras fronteras, como recuerda nuestro modesta inscripción, también fueron encarcelados (y asesinados) por defender la Libertad, la Democracia y la Justicia Social. 


Ojalá algún día todas esas vidas, silenciadas deliberadamente, puedan ser contadas y recordadas en un espacio memorial y pedagógico digno. El solar de Carabanchel sigue ahí.

NOTA: El monumento y la urna que "contiene tierra proveniente de todos los campos de batalla, así como de campos de concentración nazis, donde millares de Republicanos Españoles murieron por la Libertad" se encuentra en la zona memorial del Cementerio Père Lachaise, en París. No busquéis nada similar en España.

ULTIMA HORA: Esta mañana se ha celebrado el discreto acto oficial de homenaje a las Víctimas del Holocausto en el Senado español. Se ha denegado el acceso a dicho acto a tres representantes de la Plataforma por la Comisión de la Verdad sobre los Crímenes del Franquismo. 

Como podéis comprobar, en la nota oficial, no se cita ese incidente ni se habla nada de las víctimas españolas del Holocausto... 



jueves, 16 de enero de 2014

Gamonal, desde Carabanchel.

En estos momentos, y durante los últimos días, el nombre de un barrio de Burgos está en la cabecera de todos los medios informativos. Muchos nos hemos enterado de su existencia y de su problemática por las noticias de los altercados que allí se están produciendo. Unos incidentes que se producen por el inicio de unos trabajos, aprobados y decididos por el ayuntamiento de la ciudad, que no son del agrado de los vecinos de la zona.

Los sucesos son convenientemente magnificados por algunos medios y criticados -por su violencia- por la inmensa mayoría de periodistas, tertulianos y políticos. Insisten machaconamente en que las protestas deben ser siempre pacíficas, afirmando incluso que los habitantes del barrio burgalés pierden toda su legitimidad para reclamar por los disturbios que se han producido.

CARABANCHEL 2008

Como podéis entender, las manifestaciones de Gamonal nos han recordado nuestra propia experiencia de hace ya más de cinco años...

- cuando el proyecto alternativo que elaboramos y que defendimos en nuestras protestas pacíficas, fue aprobado mayoritariamente en la asambleas vecinales celebradas en los barrios próximos, por cierto, social y urbanísticamente, muy similares a Gamonal.

- cuando nuestras protestas pacíficas fueron noticia en los principales medios nacionales,

- cuando nuestras protestas pacíficas sacaron a la calle, en varios actos convocados, a miles de madrileños,

- cuando centenares de personas nos acompañaron al interior del presidio en las visitas públicas que realizamos como parte de nuestras protestas pacíficas,

- cuando la preservación de Carabanchel, que solicitábamos con nuestras protestas pacíficas, era justificada por investigadores e historiadores,

- cuando el valor arquitectónico de la cárcel y su posible conservación, algo que también valorábamos en nuestras protestas pacíficas, se vio corroborado por el propio Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid,

- cuando el excepcional significado como lugar de memoria era y es ampliamente destacado por los colectivos de ex presos políticos y sociales, que participaron en nuestras protestas pacíficas,

- cuando nuestras protestas pacificas nos llevaron a solicitar al Ministerio de Cultura la declaración de Bien de Interés Cultural para el complejo penitenciario, petición que fue informada de forma totalmente favorable por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, trámite que habría supuesto la aprobación de esa declaración,

- cuando incluso algunos destacados miembros del partido que ejecutó la demolición total se expresaron públicamente a favor de lo que reclamábamos con nuestras protestas pacíficas,

- cuando nuestras protestas pacíficas fueron recogidas en un escrito, firmado por decenas de personalidades, dirigido al entonces presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero,

- cuando, como parte de nuestras protestas pacíficas, solicitamos al Juzgado número 22 de lo Contencioso Administrativo la paralización temporal de las obras -antes de que comenzaran-,

- cuando, en nuestras protestas pacíficas, recurrimos al Sala V de la Audiencia Nacional para intentar que, en virtud de la Ley de Memoria Histórica, no fuera derribada Carabanchel,

- cuando algunos grupos parlamentarios hicieron suyas nuestras protestas pacíficas y plantearon en el Congreso una solicitud de suspensión de los trabajos hasta que se pronunciase la Audiencia Nacional,

- cuando esa solicitud en el Congreso, fruto de nuestras protestas pacíficas, fue respaldada por todos los grupos parlamentarios excepto los que habían acordado, previamente y sin diálogo alguno, la devastación de Carabanchel (PP y PSOE),

Hemos recordado aquellos días, sí; porque, después de tanto esfuerzo, se impuso la insolencia de quienes sólo atienden a la ciudadanía en los periodos electorales y porque, de nuestras protestas pacíficas, esto es todo lo que conseguimos conservar de los edificios históricos de Carabanchel:


No estamos apoyando los disturbios, no estamos a favor de las manifestaciones violentas, no estamos disculpando los desórdenes. 

Lo que afirmamos es que los ciudadanos tenemos derecho a que se nos escuche, a que haya un cauce para discrepar, a que nuestros (habría que remarcar este "nuestros") representantes estén obligados a dialogar, a que nuestras propuestas no sean ninguneadas, a que, en definitiva, nuestras protestas pacíficas no acaben esparcidas junto a los escombros de las obras que intentamos detener.

miércoles, 8 de enero de 2014

Carmen, Mercedes y sus frustraciones

Se llamaba Carmen. Ayer se cumplieron dos años de su fallecimiento. Su menuda figura era una presencia constante en todos los actos relacionados con la lucha por la Memoria Histórica. También en los convocados desde nuestra plataforma: la reivindicación en defensa de la creación de un Centro para la Paz y la Memoria en Carabanchel era muy suya. Más que eso, su relación con la desaparecida prisión era mucho más estrecha que la que podamos tener muchos de nosotros.
No podía ser menos. A pesar de que ella misma sufrió injustas condenas, se la recuerda por ser la compañera de Simón. Quizás tuvo la culpa aquella foto de 1976, en la que Simón, su difunto marido, levantaba la mano haciendo la señal de victoria mientras abandonaba la cárcel madrileña y que es ya una de las imágenes imprescindibles de la historia de este país. Unos pasos por delante, el desconcierto se apoderaba de un policía, metralleta en mano, que desconfiaba de quienes presenciaban la escena. Al fondo, otro agente observaba tras las primeras rejas de la penitenciaría. Detrás de él, las arquerías de ladrillo de la entrada al penal. Los mismos arcos que fueron testigos del paso de miles de luchadores, políticos y sociales, muchos de los cuales lo hicieron por última vez, camino del cementerio o del paredón.


Simón falleció en 2006, sin llegar a sentir la vergüenza de ver cómo y quién derribó aquel espacio en el que consumió tanto tiempo. Carmen y Simón figuraban en aquella lista de dignidad escrita en los artesanales paneles que durante meses permanecieron colgados en la valla exterior de Carabanchel; una modesta iniciativa ciudadana que desplegaba los nombres de centenares de personas, que, como se indicaba en los carteles, fueron procesados por defender la Libertad, la Democracia y la Justicia Social.
Hace casi un mes recordábamos el quinto aniversario del derribo de aquel complejo, cuyo edificio central había sido clamorosamente reconocido como el adecuado para albergar el recuerdo y el homenaje, en definitiva, la Historia ocultada por quienes siguen interesados en mantener el mito de una modélica Transición, en la que, según ellos, no hubo derrotados.
Pero sí los hubo. Carmen, como tantos otros, ya no está con nosotros. Se fue, como todos aquellos compañeros que nos han dejado, con un deseo no cumplido, con una frustración: No haber llegado a conocer un recinto digno en el que se mostrase y se reconociese su vida, su lucha y su memoria.
Se llama Mercedes. Su biografía -es mucho más joven de lo que era Carmen- cuenta su metamorfosis política, similar a la de otros, desde el Movimiento Comunista hasta su actual filiación en el Partido Socialista Obrero Español. Igualmente se puede comprobar su sorprendente evolución desde juveniles protestas a las puertas de las prisiones españolas hasta ser nombrada su máxima responsable en abril de 2004, cargo que ostentó hasta el 31 de diciembre de 2011.
La casualidad ha querido que, pocos días después de cumplirse cinco años del comienzo de la devastación de Carabanchel, concediera una entrevista a un importante diario nacional. En la noticia, publicada el pasado 16 de noviembre, no hubo ninguna referencia a Carabanchel, no era el motivo. La entrevista giró en torno a la correspondencia que -según afirma- mantuvo con numerosos reclusos durante su periodo al frente del departamento. Un profuso intercambio epistolar del que ahora saca provecho con la publicación de un libro con el título "Penas y Personas – 2.810 días en las prisiones españolas".

Accede a la noticia en El País digital

En ese encuentro con la periodista, reconoce que se considera actualmente “una militante de base”. Habría sido una buena oportunidad para que, ahora retirada de la primera línea política, nos explicase cuales fueron los motivos por los que ejecutó el arrasamiento de la histórica cárcel madrileña y cuál es su opinión sobre el hecho de que, cinco años más tarde, el único edificio que se mantiene en pie y a pleno funcionamiento sea el vergonzoso CIE “de Aluche”, cuya inauguración se produjo -no hay que olvidarlo- durante su mandato.
Porque, pasado tanto tiempo, seguimos sin conocer la causa por la que, finalizadas las obras de demolición, no se inició de manera inmediata la construcción del prometido y necesario hospital, único elemento atractivo de un negativo plan urbanístico que elaboraron bajo sus órdenes y que suponía y supone (ya que sigue en vigor tras haber sido consensuado con el principal partido opositor de su formación) la privatización de una buena parte de un terreno totalmente público.
También sería interesante saber si siente algún tipo de remordimientos por permitir, durante su gestión, el expolio de una singular edificación que se encontraba en perfectas condiciones cuando ella accedió al cargo y de cuya conservación era, igualmente, responsable.
Y, por supuesto, si durante esos 2.810 días no hubo un momento para el reconocimiento de aquellos que, anteriormente y de manera injusta, fueron recluidos en los establecimientos que ella entonces dirigía. Eso sí, finaliza la entrevista con una confesión que la periodista destaca en el titular de la noticia; según parece, Mercedes también tiene una frustración: “…no tocar el piano”.
PD: El pasado 1 de enero se nos fue Concha Carretero. También tenía un anhelo que tampoco pudo ver realizado: Llegar a ser testigo del día de la proclamación de la III República Española. ¡Quién nos iba a decir que ese hecho parezca ahora más posible que el reconocimiento del Lugar de Memoria de Carabanchel!
Etiquetas