Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Carta abierta a Barranco y Gallizo

Excelentísimo Señor don Juan Antonio Barranco Gallardo, Senador por Madrid del Grupo Parlamentario Socialista:
Nos permitimos reproducir parte de su intervención en la Comisión de Interior celebrada el 21 de octubre de 2008, en relación con la Proposición No de Ley 161/000383 relativa a la creación de un centro para la memoria y la paz en la antigua cárcel de Carabanchel: «El deterioro de estas instalaciones hace absolutamente inviable el mantenimiento de las galerías o de los edificios antiguos de la cárcel de Carabanchel, ya que se encuentra en estado de ruina».


Ilustrísima Señora doña Mercedes Gallizo Llamas, Secretaria General de Instituciones Penitenciarias (Ministerio del Interior):
Reproducimos igualmente parte del contenido de su carta de fecha 20 de octubre de 2008 a los colectivos que planteábamos la posibilidad de mantener en pie la cúpula de la antigua cárcel de Carabanchel: «A la vista del precario estado que presenta el Centro de Vigilancia debido al deterioro, muy agresivo e incontrolado, de la totalidad de las instalaciones que componen el Centro Penitenciario de Carabanchel las condiciones de estabilidad del centro de Vigilancia están seriamente comprometidas».


Ilustrísima Señora, Señoría: Adjuntamos al presente escrito unas fotografías aéreas de la Cárcel Modelo de Valencia, ubicada en el barrio de Nou Moles. Estas fotografías son fácilmente accesibles a través de la página www.bing.com/images y son propiedad de Microsoft por lo que –comprenderán- difícilmente han podido ser manipuladas. En ellas podrán comprobar el deterioro que sufría el citado centro penitenciario, vendido por la Administración Central a la Generalitat Valenciana hace ocho años por un importe de cinco millones de euros y tres solares.




A pesar de los daños que se aprecian, como ustedes sabrán, el gobierno de esa Comunidad (del Partido Popular) está invirtiendo, en ese espacio, más de cien millones de euros, de los cuales una importante suma será para la consolidación y rehabilitación de todos los pabellones de la esta cárcel, incluidos los que, en las fotografías, aparecen deteriorados. Adjuntamos igualmente algunas imágenes del proyecto.








Contrasta enormemente el esfuerzo conservador de un gobierno conservador (valga la redundancia) con el espíritu destructor de un gobierno autocalificado como progresista que, tras el informe “exhaustivo y completo, realizado por un equipo de técnicos altamente cualificados” (en cuatro días, fin de semana incluido, y cuyos autores y contenido nadie conoce), no admitió ningún debate ni alternativa y que concluyó en el vergonzoso derribo nocturno de la cúpula de Carabanchel.


Finalmente, dado su conocimiento del tema, nos gustaría que respondiesen a una pregunta:


¿CONSIDERAN USTEDES, A SU LEAL SABER Y ENTENDER, QUE ESTA CÚPULA -QUE SERÁ CONSERVADA- ESTÁ EN MEJORES CONDICIONES QUE LA DE CARABANCHEL?










Fotografías de la cúpula de la Cárcel Modelo de Nou Moles (Valencia) realizadas el pasado día 1 de febrero de 2010.

martes, 9 de febrero de 2010

Carabanchel, Cabañal y Cultura


Durante los agitados días del otoño de 2008 en los que todavía pensábamos que era posible que hubiera un debate razonado y amplio sobre la conveniencia y la posibilidad de conservar los elementos más significativos de la cárcel de Carabanchel, mantuvimos una entrevista con el Subdirector General de Conservación del Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura. En esa entrevista entregamos la solicitud y una exhaustiva documentación para que declarasen Bien de Interés Cultural (B.I.C.) la cúpula central del penal. La persona con la que estuvimos hablando (no merece ni que indiquemos su nombre) nos comentó que el derribo «iba para largo» y nos prometió que se personaría en el recinto de la prisión para analizar nuestra propuesta.

Días más tarde, con la cúpula aún intacta, incorporamos nueva documentación a la solicitud, presentándola en el Registro del propio Ministerio. Todavía estamos esperando respuesta.

Hasta ahora teníamos un cierto sentimiento de culpa por no haber insistido al Ministerio de Cultura para que, al menos, estudiara nuestra demanda. Pensábamos que si hubiéramos presionado al citado Ministerio, se habrían visto obligados a analizar sobre el terreno nuestra solicitud.

Pero ya no. Ahora tenemos claro que el Ministerio de Cultura no tiene entre sus prioridades la conservación del Patrimonio Histórico. Nos explicaremos.

Todos hemos oído hablar del Barrio del Cabañal en Valencia, sobre todo en los últimos días. Este barrio, que está calificado como B.I.C. está siendo derribado en parte para ejecutar la prolongación de una avenida de la ciudad. El Ministerio de Cultura ha salido en defensa de los colectivos que pretenden conservar (rehabilitándolo) el barrio valenciano.

Entonces, ¿por qué decimos que el Ministerio de Cultura no se preocupa del Patrimonio Histórico, si está actuando en ese sentido en Valencia? Pues porque este Ministerio no había hecho nada en defensa de El Cabañal. HA SIDO OBLIGADO POR EL TRIBUNAL SUPREMO a que se pronuncie sobre un tema en el que, por Ley, es totalmente competente. Así la Sentencia del Tribunal Supremo insta al Ministerio recordándole "la obligación de pronunciarse sobre el expolio que supone la actuación urbanística derivada del PEPRI del Conjunto Histórico Cabanyal-Canyamelar".

Es decir, ha tenido que ser el Tribunal Supremo el que obligue al Ministerio de Cultura a que cumpla con su cometido. Así que ¿cómo iban a hacernos caso a nosotros, simples ciudadanos preocupados por el mantenimiento de la cúpula de Carabanchel? Ahora entendemos su desprecio hacia nosotros.

Pero seguimos creyendo que algo falla en la Cultura de un país cuando el destino de una edificación notable depende únicamente del criterio de una funcionaria de prisiones…

martes, 2 de febrero de 2010

El laurel de Zaragoza

Torrero (Zaragoza) febrero 2010.
La visita al barrio de Torrero, en Zaragoza, resulta sorprendente. Es muy curioso comprobar las similitudes que esta popular zona de la capital aragonesa tiene con Carabanchel. Ambos son barrios de gente trabajadora y sencilla, situados al sur de sus respectivos municipios y que han compartido el estigma de ser conocidos universalmente por haber sido el lugar donde estuvieron ubicadas dos cárceles históricas.


Es más: a poco que nos fijemos veremos que aquí también existe en las proximidades del solar de la antigua prisión un cementerio. Igualmente comprobaremos que frente a la entrada del antiguo penal existe una comisaría de policía. Que también aquí parte del espacio que ocupaba la penitenciaria se ha dedicado a un Centro de Integración Social (mientras que en Carabanchel existe un centro de reclusión de inmigrantes). Asimismo, de forma similar a lo que se pretende realizar en el solar de Carabanchel, se están construyendo una serie de viviendas en una porción del terreno... Resulta que, hasta el autobús municipal que une el barrio con el centro de la ciudad tiene el mismo número: el 34.

Pero hay diferencias, enormes diferencias:

- En Torrero no se van a radicar ninguna dependencia del organismo encargado de los asuntos penitenciarios. En Carabanchel, sí pretenden hacerlo. De esta manera, se perpetuará el carácter “carcelario” del barrio madrileño.


- La totalidad de las 96 viviendas que ya se construyen en Torrero tienen la catalogación de V.P.A. (Viviendas de Protección de la Comunidad de Aragón). Mientras, en Carabanchel, únicamente tendrán esta característica el 30 por ciento de las 650 viviendas que tienen previsto construir (debemos aclarar en este punto que el solar de Torrero es aproximadamente la séptima parte de Carabanchel).


- Ya se puede contemplar en Torrero la Plaza de la Memoria Histórica. Más de 6.000 metros cuadrados de espacio peatonal que representan más de la cuarta parte del solar. Contrasta que se destine un porcentaje de superficie inferior para el Hospital de Carabanchel y que, sin embargo, esta circunstancia sea el orgullo de los responsables del expolio.
- Por otro lado, la placa que da nombre a la Plaza de la Memoria Histórica, en Zaragoza, se halla ubicada en el edificio más característico de la antigua prisión (que se han cuidado mucho de conservar): el Pabellón de Entrada, con más de 1.500 metros cuadrados de superficie, aparte de los 6.000 de la plaza, y que se destinará, una vez rehabilitado, a fines socio-culturales. En Madrid, para colocar el letrero, aprovecharán el ínfimo escombro de la puerta de acceso…

- Y el laurel.
Lo del laurel merece comentario aparte. Según figura en la prensa zaragozana, “el proyecto de los terrenos de Torrero había sido aprobado por Urbanismo en el año 2005, y se modificó para conservar el laurel de la cárcel, tal y como solicitaron distintas asociaciones vecinales y ecologistas”. Contrasta esa atención a los movimientos sociales de Zaragoza con el desprecio que hemos sufrido en Madrid.


Como resultado de esa cesión, además de las superficies citadas, podemos atisbar el espacio que enmarca el citado árbol: un cuidado espacio cuyo pavimento hace resaltar el laurel conservado en su centro. A su alrededor una futura zona ajardinada.

Más de 1.500 metros cuadrados dedicados a un árbol en Torrero.
Superficie de la cúpula de Carabanchel: 1.023 metros cuadrados.

Que quede claro que no reprochamos nada a nuestros convecinos de Zaragoza. Nos alegramos, como no puede ser menos, que hayan conseguido lo que en Madrid no han querido darnos. Nuestra indignación va dirigida a quienes ordenaron y permitieron el vergonzoso derribo de Carabanchel y, encima, se enorgullecen de lo bien que lo han hecho.