Todos los edificios históricos de la antigua cárcel de Carabanchel han sido reducidos a polvo.

Permanece todavía en pie el pabellón del antiguo Hospital Penitenciario, actualmente destinado a Centro de Internamiento de Extranjeros (C.I.E.), en el que se priva de libertad, de nuevo hoy, a inocentes que no han cometido delito alguno: los inmigrantes sin papeles.

Por ello, nuestra Plataforma, en coherencia con su planteamiento y tras la desaparición del resto de los edificios, exige al Gobierno que destine esta dependencia para el Centro de la Memoria que solicitamos.

lunes, 10 de agosto de 2009

TURISMO COMO PEDAGOGÍA HISTÓRICA: TRES LUGARES EJEMPLARES, CÁRCEL DE CARABANCHEL, CUARTEL MONCADA Y GRESSEN HALL

Ramón Pedregal Casanova.

Cada gobierno de cualquier país se representa así mismo, entre otras cosas, por su relación con la historia que le precede. Hoy es fácil escuchar a unos y a otros que los pilares fundamentales en los que se asientan están basados en un proyecto de conciencia y de justicia social. Aquí tenemos tres ejemplos de lo que cada gobierno quiere enseñar de la Historia que les precede.

ESPAÑA: Cárcel de Carabanchel.
La cárcel de Carabanchel (Madrid) fue el mayor centro de reclusión del franquismo. Allí sufrieron condena miles y miles de personas, desde liberales hasta comunistas, durante la dictadura franquista. Muerto el dictador los sucesivos gobiernos monárquicos abandonaron sus instalaciones hasta que quedaron en la ruina. Cuando las voces de las organizaciones vecinales y políticas republicanas fueron haciendo oír sus peticiones democráticas de conservación del penal y transformación en Centro de la Memoria Histórica-Museo, para conocimiento de la sociedad y de las generaciones presentes y futuras de lo que fue la dictadura, y transformar otra parte de sus edificios en Servicios Públicos, el gobierno monárquico anunció que recogía algunas de las reivindicaciones; sin que pasase mucho tiempo fue incumpliendo uno tras otro los acuerdos con engaños continuos a la población. Como las protestas populares arreciaban, el gobierno central envió en medio de la noche la maquinaria de derribos, con protección policial, a demoler el edificio entero.

Con el derribo el gobierno monárquico borra uno de los grandes referentes de lo que fue la dictadura en España, ya habían tirado la plaza de toros de Badajoz, lugar conocido porque en él ametrallaron a cuatro mil personas, niños, ancianos, mujeres y hombres, de esta manera tratan de eliminar un lugar emblemático para la Memoria Histórica Democrática.

El gobierno monárquico pretende cerrar el paso a la profusión del orgullo popular antifranquista. Busca impedir el conocimiento del pasado inmediato. Procura que no se pueda llevar a cabo el aprendizaje de la experiencia histórica. Obstaculiza la asunción por el conjunto social y sobre todo por las clases trabajadoras, de principios éticos, morales, democráticos y de justicia social. Elimina, hace invisible, la representación de lo que significa la dictadura franquista ocultando el pasado y procurando el mantenimiento de la ignorancia de la verdad histórica. El gobierno defensor de la monarquía elimina aquello tan espantoso que eleva la conciencia colectiva de lo ocurrido, mientras mantiene otros signos del triunfo del fascismo que no alcanzan ese grado de rechazo y ocultando su significado lo hacen pasar por régimen respetable, (Arco del Triunfo, en Madrid; calles que llevan el nombre de asesinos fascistas; de cuerpos del ejército fascista; placas que conmemoran la dictadura, …) para indicar a todos su identificación con tales hechos y su distancia con los antifascistas, lo han llevado a cabo en éste año en el que hace 40 que el dictador nombró como su sucesor al actual monarca del que son servidores.

Lo único que recuerda a la población la existencia en aquel lugar de la mayor cárcel de la dictadura, de semejante centro de la monstruosidad, son los grandes carteles que la Asociación de Vecinos de Aluche, el Foro por la Memoria, la Unidad Cívica por la República, el PCE, y otros colectivos populares sujetan a las alambradas que cierran el paso al lugar en el que se levantaba tal edificio; en esos han escrito cientos y cientos de los nombres de muchos de los antifascistas que allí murieron o fueron encerrados durante largos años. El propósito del gobierno, ahora, es construir viviendas privadas en su mayoría, hacer de ese terreno público un objeto de especulación empresarial.

CUBA: Cuartel Moncada.
Cuartel Moncada (Santiago de Cuba), hoy también lleva el nombre de “Ciudad Escolar 26 de Julio”, recordando una fecha emblemática como veremos, y al llamado “Movimiento 26 -7” que agrupaba al ejército guerrillero que impulso la revolución. El cuartel Moncada fue el cuartel más importante de la ciudad y un gran centro de tortura de la dictadura de Batista. El 26 de Julio, de ahí el nombre del hoy centro de enseñanza, de 1953, miembros del ejército guerrillero comandados por Fidel Castro intentaron su conquista, pero fracasaron, entre ellos hubo muertos, otros pudieron esconderse, y otros fueron hechos prisioneros, uno de éstos fue Fidel Castro. En el juicio contra los revolucionarios, Fidel Castro hizo su alegato hoy conocido como “La Historia me absolverá”. El movimiento popular y un acuerdo político en torno a la celebración de elecciones sobre las que pretendía legitimarse el dictador Batista, llevaron a éste a firmar una amnistía.

Tras 22 meses Fidel Castro y sus compañeros salían de la cárcel. Fidel volvió a la dirección revolucionaria consiguiendo triunfar sobre la dictadura en 1959; se da la circunstancia que el cuerpo del ejército guerrillero que entonces derrotó a las fuerzas de la dictadura que ocupaban el Cuartel Moncada, fue dirigido por Raúl Castro.
Una de las primeras cosas que hicieron los revolucionarios en la revolución triunfante fue transformar los cuarteles en escuelas, como símbolo de sus intenciones: educar, formar al pueblo trabajador, cambiar el mundo.
El conocido Cuartel Moncada, además de convertirlo en un centro escolar pasó a ser Museo. En la Posta número 3, donde se llevó a cabo el primero de los ataques, es dónde se encuentra instalado el “Museo de la Historia 26 de Julio”. En el se expone la lucha del pueblo cubano, encabezado por dirigentes de todo el mundo conocidos. Es una de las imágenes del orgullo de la nueva sociedad, de la autoestima del pueblo trabajador por la lucha contra el pasado ominoso y su sostenedor: el imperio de EEUU, que hoy sigue agrediendo a los cubanos. Por su historia es considerado edificio de gran transcendencia para la revolución socialista. El edificio ha sido declarado Monumento Nacional de Cuba. También es lugar de encuentros políticos, conferencias y otros eventos importantes. Abierto a las visitas.

INGLATERRA: Gressen Hall.
Gressen Hall, (Condado de Norfolk), fue creado en 1.777, y durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera del siglo XX fue empleado como campo de trabajos forzados. En sus instalaciones los diferentes gobiernos monárquicos en ese periodo crucial del desarrollo capitalista recluían a los parados, a las familias pobres, a las madres solteras, a los “descontentos”, a todos aquellos que ponían en evidencia el sistema económico y político que sostenía a las clases altas, aristocracia y burguesía del país que siempre se presenta como el primer creador de la democracia moderna…

Las personas que jueces y policías encerraban allí, eran separadas dependiendo de su género y edad, por la fuerza, así fuesen miembros de una misma familia: esposa, marido, hijos, interponiendo entre unos y otros grandes muros para impedirles que se viesen y se pudiesen comunicar. Eran sometidas a un régimen de trabajo calificado, por quienes se han especializado en el estudio de la historia, como “durísimo” y propio de la “esclavitud”. Los castigos corporales, el hambre y las enfermedades, acababan con un gran porcentaje de quienes allí eran encerrados.
Hoy tiene una parte dedicada a museo y en sus salas se conservan documentos en los que se describen los terribles castigos infligidos a las personas internas y el trato general degradante y destructivo para cualquier de aquellos seres humanos; entre la documentación se describe el perfil de los internos.

Un biógrafo de semejante centro señala que era fruto “de la rigidez doctrinaria de los economistas liberales y monetaristas del mercado libre, que cuida muy mucho de los beneficios y muy poco de la gente”. En la información expuesta al público se califica de “oscuro” ese periodo de la historia, y se explica que el objeto del museo es dar a conocer aquellos hechos terribles para que no se olviden, y se tome conciencia de lo que no puede volver a suceder.
En el terreno que ocupa se mantiene una granja tradicional, el huerto con las mismas características del que había, y, una parte más está convertida en jardín y lugar de juegos, distracción y consumo para los visitantes. Además otras partes han sido adaptadas como salas de conferencias, biblioteca, y centro de estudios e investigación. La entrada cuesta entre 5 y 8 euros según edades.